José María Fernández de Sousa, presidente de Pharma Mar
stop

José María Fernández de Sousa-Faro, su mujer y su primo controlan más del 20% de Pharma Mar, en sus peores momentos en bolsa

en A Coruña, 19 de octubre de 2018 (05:00 CET)

La sede Pharma Mar, y antes de Zeltia, está a muchos kilómetros del mar. En Madrid. Pero desde allí, los ojos de su equipo directivo siempre otean el mismo destino: un océano que imaginan despensa para el desarrollo de fármacos que tuvieron en el anticancerígeno Yondelis su primer éxito, ahora no tan rentable para el grupo. Al frente de todo, José María Fernández de Sousa-Faro, su presidente y mayor accionista. La suya es una carrera de fondo en todos los sentidos. Ahora más que nunca.

Fernández de Sousa-Faro controla directamente un 11,1% de Pharma Mar. Su mujer, Montserrat Andrade, declara una participación directa en la compañía del 4,6%. Y su primo Pedro Fernández Puentes, perteneciente a otra rama de la familia, pero también vinculada al mundo empresarial, tiene un 4,5%. En total, el entorno directo de José María Fernández de Sousa controla algo más del 20% de Pharma Mar, configurándose en su núcleo duro accionarial. Hasta ahora siempre ha estado arropado por Sandra Ortega, heredera de una participación del 5% que fue en su día una apuesta personal de Rosalía Mera.

José María Fernández de Sousa es un amante del buceo y sabe mejor que nadie lo que ir a contracorriente

Una saga empresarial rota

Su aventura comenzó en 1986. Ése fue el año en que vio la luz Pharma Mar, pero antes habían alumbrado otros proyectos en los que siempre estuvo José María Fernández Sousa-Faro, integrante de una de las grandes sagas empresariales españolas junto a su hermano Manuel, ex presidente de Pescanova, ahora pendiente de juicio en la Audiencia Nacional por la crisis de la multinacional viguesa. Ambos hermanos no se hablan desde hace más de diez años.

Catedrático de Bioquímica de la Complutense y de la Universidad de Santiago y diplomado en Dirección de Empresas por el IESE, madrileño de nacimiento y gallego de vocación (su mujer es de Vigo), José María es un amante del buceo y sabe mejor que nadie lo que es ir a contracorriente. En todos los sentidos. Como ahora, cuando Pharma Mar vale en bolsa menos de la mitad que hace un año, y se arrastra por el parqué con súbitas caídas sin que el grupo logre explicación alguna a tal situación. Este jueves la cotización de la biotecnológica cerró en plano.

De Antibióticos SA a Pharma Mar

Zeltia, Xylacel, Zelnova, Genómica, Neuropharma... El presidente de Pharma Mar también conoce mejor que nadie lo que representa nadar en el río revuelto de un consejo de administración. La ruptura con su hermano Manuel, el antiguo presidente de Pescanova, fue un capítulo más de puntuales crisis como la que representó, años antes, la salida de la familia de otra compañía en su día de bandera: Antibióticos SA.

Y es que Zeltia, el origen de Pharma Mar, era en 1985 prácticamente una sociedad de cartera a través de la cual la familia Fernández ejercía el control de Antibióticos SA (tenía un 22%) y entre sus ilustres accionistas y empleados contaba con dos jóvenes Juan Abelló y Mario Conde. Fue precisamente ese mismo año cuando se materializó la traumática salida de la familia de la compañía farmacéutica, que propiciaría la escalada a ninguna parte de Conde hasta alcanzar la presidencia de Banesto. La que afronta actualmente José María Fernández de Sousa es una batalla bien distinta. Con una cotización por los suelos, en plena batalla con la Comisión Europea por el Aplidin, el sueño corre el riesgo de acabar en pesadilla.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad