Antón Arias, expresidente de la Confederación de Empresarios de Galicia, junto a Jorge Cebreiros y José Manuel Pérez Canal, presidentes de los empresarios de Pontevedra y Ourense / EFE
stop

Empresarios ourensanos critican a Antón Arias por rechazar la reforma laboral mientras Pontevedra amenaza con salir de la CEG

Economía Digital Galicia

Antón Arias, expresidente de la Confederación de Empresarios de Galicia, junto a Jorge Cebreiros y José Manuel Pérez Canal, presidentes de los empresarios de Pontevedra y Ourense / EFE

05 de marzo de 2017 (22:39 CET)

Poco más de un mes después de las elecciones, los empresarios de Pontevedra y Ourense mantienen su oposición a Antón Arias, el nuevo presidente de la patronal gallega. La herida abierta por la maniobra de la Confederación de Empresarios de A Coruña al presentar a última hora a Arias, tras anunciar la ruptura del pacto para buscar un candidato de consenso el día anterior, ha dejado una patronal dividida en dos.

Los movimientos del presidente no han servido para tender puentes. Este lunes, los empresarios de Pontevedra debatirán si solicitan la suspensión temporal de su participacion en la Confederación de Empresarios de Galicia. En Ourense todavía no se ha planteado ese debate, pero una parte de los empresarios critica con dureza a Arias.

Benito Iglesias, presidente de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) y miembro de la asamblea general de la CEG, consideró una “contradicción notoria” que el presidente de la patronal calificara de factores preocupantes la alta temporalidad y la baja calidad del empleo. “Deja en evidencia que no se sabe qué decir o que no se sabe lo que se dice”, señaló el empresario ourensano.

Arias criticó la calidad del empleo tras llamar a los empresarios a subir los sueldos y considerar que la reforma laboral era un “modelo fracasado” debido a la “elevadísima precariedad”.

“La inmensa mayoría del empresariado gallego apoyamos la reforma laboral ,eso sí, con modificaciones que la pueden mejorar para potenciar la creación de empleo estable y de calidad .Tambien creo que la CEG debería estar dirigida por empresarios en activo y le recomendaría al actual presidente que dedicase su tiempo a unir lo que ha roto, aunque lo veo muy complicado”, replica Iglesias.

"Recomendaría al presidente de la patronal que se dedicara a unir lo que ha roto", critica Benito Iglesias

El empresario del sector inmobiliario, junto a otros de Pontevedra y Ourense, las patronales enfrentadas a Arias, entienden que el presidente parte de un pecado original, la ruptura del pacto que hubiera permitido generar consenso en la CEG tras los años de división que se iniciaron con Fernández Alvariño en la presidencia. Cuando la patronal de A Coruña, presidida por Antonio Fontenla, se desmarcó del acuerdo, se acabó con la esperanza de unidad.

Jorge Cebreiros y Pérez Canal, líderes de las provinciales del sur, han criticado esta situación. Antonio Dieter, ex presidente de la CEG, cargó con dureza contra el secretario de los empresarios lucenses, Jaime López, que apoya a Arias.

Benito Iglesias añade que en esta nueva etapa “no ha habido reformulación ni renovación” en la patronal, sino que es “un más de lo mismo que ha derivado en la desconexión y desilusión de una gran parte del tejido empresarial de Galicia” respecto a la institución.

“Las confederaciones empresariales son la casa común de absolutamente todas las empresas, sea cual sea su actividad, facturación o número de asalariados. El empresariado que está harto de engaños y caciquismos inaguantables, demanda unidad de acción y defensa férrea de los intereses económicos y laborales de las empresas gallegas”, insiste el empresario, que considera que la patronal está “rota” entre norte y sur y transmite una imagen “nada ejemplarizante”.


 

Hemeroteca

CEG Antón Arias
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad