Sede de R en A Coruña

R absorbe la filial más ruinosa de Euskaltel

La operadora vasca fusiona R con la asturiana Telecable en una nueva sociedad que tendrá sede en A Coruña y que consolidará resultados

Euskaltel ha puesto en marcha una reestructuración societaria al mismo tiempo que inicia su expansión a Castilla y León, Cantabria y La Rioja. La compañía fusionará la cablera gallega R con la asturiana Telecable, adquiridas en 2015 y 2017 con el objetivo de consolidar un gran grupo de telecomunicaciones en el norte peninsular. En la tarea, Euskaltel se dejó 1.700 millones de euros, pagando más de 1.100 por la empresa gallega. Ahora, el grupo vasco ha decidido fusionar ambas con el objetivo de unificar procesos de trabajo, maximizar sinergias y “simplificar” la compañía, en palabras del consejero delegado Francisco Arteche.

R, de mayor tamaño, absorberá Telecable para conformar una nueva sociedad que todavía no tiene nombre pero que, según informan fuentes de Euskaltel, tendrá su sede en A Coruña. Se mantendrán las dos marcas, Telecable para operar en Asturias y R para Galicia, Cantabria y Castilla y León, dos territorios estos últimos donde está comenzando su implantación.

Euskaltel descarta recortes con la fusión

Fuentes del grupo insisten que el cambio es solo a nivel organizativo, por lo que no conllevará salida de personal ni de directivos. Es una promesa a tener en cuenta, pues actualmente R tiene un director de negocio, Alfredo Ramos; y Telecable otro, José Antonio Vázquez. Es más, alegan que en el plan de expansión ya están trabajando conjuntamente profesionales de R y Telecable “que seguirán desarrollando un trabajo mancomunado bajo esta nueva sociedad”, por lo que no es ahí donde pretende generar sinergias la compañía.

Euskaltel también asegura que, a pesar de la fusión que consolidará ambos balances, la tributación no variará y se pagarán los mismos impuestos en Galicia y en Asturias.

La rentabilidad de R frente a los 58 millones en pérdidas de Telecable

R no solo es la de mayor tamaño, sino también la más rentable y uno de los pilares de los 62,6 millones de beneficio que presentó la operadora vasca a cierre de 2018. Según la información remitida a la CNMV, la cablera gallega cerró el año con un resultado de explotación positivo de 69,9 millones y unos beneficios de casi 44 millones. Una muestra de la rentabilidad de R es que durante el ejercicio Euskaltel recibió “dividendos de R Cable por importe de 41,6 millones, de los cuales 38,4 se encuentran pendientes de cobro a 31 de diciembre de 2018”, explica la memoria anual de la compañía.

Frente a estas cifras, Telecable presentó un resultado de explotación negativo de 40,39 millones y unas pérdidas de 58,33 millones, una diferencia sustancial respecto a su vecina gallega. En Euskaltel alegan que la operadora asturiana se adquirió más tarde –en 2017-- y mediante una operación diferente y que lo importante para el grupo y para los inversores es el resultado consolidado de toda la compañía. Lo cierto es que R aportó beneficios desde el primer minuto que pasó a manos de Euskaltel.

Externalización de 37 trabajadores

La fusión que maquillará el balance de Telecable coincide con la unificación de la actividad de la operación de red en los tres mercados a través del gigante asiático ZTE. Este proceso conllevará la externalización de 37 trabajadores que pasarán a integrarse en la plantilla de ZTE, manteniendo las mismas condiciones y trabajando en los servicios para Euskaltel, según informan fuentes de la compañía.

Tampoco en este caso, dicen, cambiará nada, ya que es un proceso similar al que realizó la operadora en el País Vasco en 2014 también con ZTE como socio. Los trabajadores afectados de R serán 13, mientras que el resto pertenecen a Telecable.

La gestión externa de la red, explican en Euskaltel, es lo más común entre los operadores de telecomunicaciones y la situación de R y Telecable era una excepción dentro del sector.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad