José María Fernández de Sousa-Faro, presidente de Pharmamar

Pharma Mar gana el pulso a un histórico bajista y fuerza su retirada

El fondo bajista PDT Partners afloja su ofensiva contra Pharma Mar tras su escalada en bolsa gracias al Aplidin y al veto a los cortos de la CNMV

PDT Partners inicia su retirada del capital de Pharma Mar. El fondo bajista, que el pasado mes de marzo volvió a la carga con su apuesta a la baja contra las acciones de la biofarmacéutica da paso ahora a un proceso de repliegue que ha provocado que su participación se sitúe por debajo del 0,5%, el umbral a partir del cual es obligatorio hacer pública esa posición ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El fondo capitaneado por Peter Muller, que ya claudicó en una ofensiva lanzada contra Pharma Mar en 2008 de la que tampoco obtuvo beneficiosera el único de los tres bajistas que se lanzaron contra Pharma Mar a comienzos de año que todavía permanecía con una posición superior al 0,5% de su capital. PDT Partners volvió a superar el 0,5% del capital de la firma presidida por José María Fernández de Sousa el pasado 5 de marzo y llegó a alcanzar el 0,61%, justo antes de que esta se apuntase una escalada en bolsa del 45% y se encaramase hasta máximos no vistos en 12 años en el parqué.

Pérdidas cuando sube la acción

Este rebote en bolsa pasa factura a fondos como PDT Partners, Citadel o Winton Capital Management, que a diferencia del resto de accionistas de la compañía, sufren pérdidas cuando las acciones suben y ganancias cuando caen. Esta opertiva ha puesto a estos fondos bajo el foco en los crashes de acciones como la de Banco Popular, que acabaría con la intervención del banco, las de Liberbank o en las caídas generalizadas registradas en el mes de abril, lo que forzó a la CNMV a imponer un veto que fue levantado ayer.

Y es que en lugar de comprar acciones, los fondos bajistas las piden prestadas a un inversor a largo plazo de la compañía, al que, a cambio le ofrecen el pago de unos determinados intereses. Acto seguido, los bajistas venden estas acciones con la esperanza de que su precio caiga para, posteriormente comprarlas a un precio más barato que al que fueron vendidas inicialmente para devolvérselas a su dueño, obteniendo así unas plusvalías.

Esta premisa no se ha cumplido, por el momento, en Pharma Mar. Los tres fondos desembarcaron en su capital con posiciones cortas superiores al 0,5% de su capital aprovechando que las acciones de la compañía ya marcaban allá por el mes de marzo unos máximos no vistos en diez años, lo que hizo presagiar a estos tres fondos que acto seguido iniciaría una corrección en bolsa, algo que por el momento no ha ocurrido.

Del Aplidin al Zepsyre

A la espera de los resultados del ensayo clínico con el Aplidin, que, en el caso de aprobarse, no estaría disponible hasta 2021, y de que reciba la autorización definitiva para el Zepsyre (contra el cáncer de pulmón microcítico) en Estados Unidos la compañía ha mantenido su senda ascendente en bolsa gracias, entre otras cosas, a haber salido de números rojos y cosechar el mayor beneficio trimestral de su historia.

Pharma Mar reveló el pasado mes de abril que obtuvo unas ganancias de 70,6 millones de euros en los tres primeros meses del año tras disparar sus ingresos hasta los 100 millones de euros gracias al primer pago por su contrato milmillonario en Estados Unidos. La firma ya recibió un upfront de 181 millones de euros, a los que se sumarán otros 230 millones por la consecución de objetivos regulatorios (cuando la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos conceda la aprobación acelerada de la lurbinectedina, como se conoce el compuesto antitumoral). A estas cantidades se suman otros 550 millones de dólares por la consecución de objetivos comerciales, además de unos royalties de entre el 10% y el 30% de las ventas netas.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad