Andrés Fernández Álvarez-Santullano, Consejero Delegado de Zendal.

El negocio millonario detrás de Zendal, la vacuna gallega del Covid-19

Grupo Zendal, marca de CZ Veterinaria que avanza en la vacuna del Covid, tiene un patrimonio de 65 millones, y su beneficio e ingresos crecen a doble dígito

El Grupo Zendal no es ni mucho menos un recién llegado al mundo de la biotecnología y la empresa gallega. Es, simplemente, la marca corporativa de CZ Veterinaria SA, una histórica del sector que, como tal, fue constituida en O Porriño en diciembre de 1993 como consecuencia de la aportación por Cooper-Zeltia de todo su negocio veterinario. Zendal, con su filial Biofabri, acaba de ser seleccionado por la Coalición para la Promoción de Innovaciones para la Preparación ante Epidemias (CEPI) como instalación estratégica para ampliar la capacidad de fabricación de vacunas contra el coronavirus a nivel internacional. Pero detrás de este grupo gallego hay todo un negocio muy saneado.

Zendal se ha comprometido a reservar una capacidad de fabricación de al menos 500 millones de dosis de vacunas contra el Covid-19. Y es por algo. Su fuerte también está en sus números. Como grupo consolidado, la compañía que lidera Pedro Fernández Puentes maneja unos activos de 106 millones de euros, con un fuerte crecimiento en 2019, año en el que prosiguió con su transformación. Al cierre de ese año, el grupo firma unas cuentas con un patrimonio de 65 millones de euros, con unas reservas que superan los 50 millones.

Un grupo con negocio y beneficios al alza

Sus planes de crecimiento le han llevado a elevar su endeudamiento a largo plazo, que se multiplicó por cinco en un año, hasta rebasar los 25 millones, mientras que la deuda a corto se mantuvo contenida. Un negocio sostenido en el tiempo apuntala la evolución, y permite esa capacidad de recursos externos. Y es que las ventas del grupo, de modo consolidado, se sitúan en 44,6 millones de euros al cierre de 2019, frente a unos ingresos de 39 millones un año antes.

La salud del negocio en la antesala de la crisis del Covid-19 ya se traducía en beneficios. El resultado consolidado del ejercicio se elevó el año pasado hasta los 6,7 millones, en alza sobre un beneficio de 5,6 millones del ejercicio anterior. El resultado de explotación, derivado de su propio negocio sin contar los gastos financieros y los impuestos, creció hasta los 7,3 millones.

Crecimiento en todas las áreas

Los gestores de la compañía de Pedro Fernández Puentes, que también es accionista relevante y vicepresidente de Pharma Mar, señalan que la evolución de CZV durante 2019 ha sido muy positiva, con crecimientos de dobles dígitos tanto en resultado como en ingresos. Todas las compañías del grupo, dicen, “han experimentado crecimiento en el ejercicio 2019, lo que afianza la evolución de las líneas estratégicas”. Biofabri, su filial estrella, por ejemplo, se ha escindido “en tres compañías que representan tres líneas de negocio totalmente independientes, lo cual mejorará la evolución de cada una de ellas”, vaticinan.

El proceso de cambio sigue. A finales del año pasado, en diciembre, el consejo de CZ Veterinaria acordó impulsar el proyecto de escisión parcial de dicha sociedad dentro de un proceso de restructuración que ha supuesto que el 100% de las participaciones de CZ Veterinaria SA y el resto de sociedades del grupo pasarán a ser propiedad de Zendal Health, SA.

Al margen de Biofabri, lo que es hoy Zendal controla sociedades como Bialactis Biotech, Petia Vet Health, Probisearch, Vetia Animal Health, Aquatreck Animal Health, Zinereo Pharma, Biofabri Properties y Zendal Portugal. Y todo, con una actividad básica: la fabricación de especialidades veterinarias, farmacológicas y biológicas, bajo especificaciones propias y de otras compañías.

Un artículo de X.R.M.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad