Jonathan Praena (izquierda) en una imagen de archívo durante la firma de un acuerdo de patrocinio

Los pufos inmobiliarios del presidente del Fuenlabrada

Grupo Prádena, firma cofundada por el presidente del Fuenlabrada, dejó decenas de viviendas sin construir a familias que ya habían pagado hasta 50.000 euros

Marejada por el viaje del Club de Fútbol Fuenlabrada a A Coruña. El brote de seis positivos en la expedición del conjunto madrileño ha desatado un caos por partida doble. Por un lado, en la Segunda División española de la que por el momento se desconoce cuál será su desenlace tras la oleada de demandas. Por otro, la crisis por el brote de coronavirus del Fuenlabrada ha impactado de lleno en una ciudad de A Coruña cuyo sector hotelero ha sufrido un golpe en forma de cancelaciones tras las decisiones tomadas por la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y el Fuenlabrada que el Concello de A Coruña ha puesto en conocimiento de la Fiscalía por si pudieron ser constitutivos de algún tipo de delito.

La situación sitúa en el centro de la diana al conjunto madrileño cuyo presidente, Jonathan Praena, que con los acontecimientos de los últimos días alimenta su historial reciente de polémicas. Y es que el empresario madrileño tomó las riendas del Fuenlabrada en junio de 2015 avalado por su etapa de un año como vicepresidente en el club y por su trayectoria como cofundador y consejero del Grupo Prádena, promotora que se ha visto envuelta en diferentes demandas de clientes por escándalos inmobiliarios.

Líos por el ladrillo en Fuenlabrada

El más reciente es el que tuvo lugar con las promociones Residencial Malagueta XIII, Residencial Malagueta XIV, Residencial Malagueta XV y Residencial Malagueta XVI,todas ellas en Fuenlabrada, que se ha saldado con 64 familias afectadas. Y es que la mayoría de los compradores abonaron cantidades cercanas a los 50.000 euros para el proyecto de construcción de viviendas con la previsión de que a mediados de 2019 ya estuviesen construidas y listas para entrar a vivir.

Sin embargo, tras años de promesas incumplidas y de continuos retrasos, la situación terminó de estallar el mes de junio del año pasado cuando los representantes de la constructora comunicaron a través de un burofax dirigido a los afectados por el Residencial Malagueta XIII que rescindía unilateralmente el contrato de reserva y opción de compra de las viviendas. ¿La razón? Que la obra finalmente la obra no se podría llevar a cabo al ser inviable.

El coste de proveedores, mano de obra, materiales y demás elementos necesarios para la construcción de viviendas se han incrementado hasta el punto de hacer inviable las condiciones de precio pactadas a la fecha de suscripción del contrato”, recalcaba la firma a través de un burofax remitido a los afectados, que posteriormente mantendrían una reunión con Praena en la sede municipal. De ese encuentro salió el compromiso por parte del empresario madrileño de devolver las cantidades abonadas más intereses en el plazo de “dos o tres meses”, es decir, entre septiembre y octubre. Sin embargo, miembros del colectivo denunciaron el pasado mes de noviembre que todavía no se les había devuelto estas cantidades sin que desde entonces haya trascendido ninguna comunicación sobre si se han saldado de estas deudas.

Más problemas en San Sebastián de los Reyes

Pero la polémica ha acompañado a Jonathan Praena en otras promociones llevadas a cabo fuera de Fuenlabrada. Es el caso de Residencial Águeda Tempranales, ubicada en San Sebastián de los Reyes, operación inmobiliaria en la que también hubo un burofax a última hora, pero con un mensaje distinto. En él se exigía a los compradores que abonasen un total de 50.000 euros “extra” cada uno para finalizar las obras y poder acceder a sus viviendas, un movimiento que se topó con la oposición del propio Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes, que el pasado verano prometió que pondría todos los recursos para defender a los vecinos de Residencial Águeda.

Y es que el del Residencial Águeda Tempranales era el segundo movimiento polémico que el Grupo Prádena llevaba a cabo en este municipio de la Comunidad de Madrid, ya que en el pasado había obligado, según recogió en su momento la Cadena Ser, a que los propietarios de los 23 pisos del Residencial Monachil aportasen un total de 100.000 euros a última hora para solventar diferentes deficiencias surgidas durante la construcción.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad