José Miguel García, el consejero delegado de Euskaltel, la dueña de R Cable

La fusión más ruinosa: R pierde 23 millones al absorber Telecable

La operadora gallega pasa de ganar 44 millones en solitario a anotarse números rojos por valor de 23 millones tras su fusión con la firma asturiana

A la gallega R se le indigesta la fusión con Telecable. La operadora con sede en A Coruña absorbió a la asturiana el pasado mes de mayo y con ella, un negocio de casi 150 millones de euros anual, pero también unos números rojos que apartan a R de la senda de la rentabilidad.

Y es que R Cable ha dado la vuelta a sus resultados tras pasar de ganar 43,9 millones de euros en 2018 (su último ejercicio en solitario) a perder 23,5 millones de euros en un 2019 marcado por la fusión por absorción de Telecable, la que hasta entonces era la única filial del Grupo Euskaltel que se encontraba en números rojos.  

La herencia de Telecable

La operación entre R y Telecable, de la que ha resultado la sociedad R Cable y Telecable Telecomunicaciones S.A., impide conocer cuál sería su resultado por separado, pero todo hace indicar que las pérdidas millonarias vienen, previsiblemente, de la mano de Telecable.

La operadora asturiana ya había cerrado el ejercicio 2018 con unos números rojos por valor de 58,3 millones de euros, un 71% superiores a los 34,1 millones cosechados el año anterior. La eliminación del servicio de acceso a los partidos de Champions League, uno de sus reclamos, provocó, además, que su resultado de explotación pasase de los 565.000 euros logrados en 2017 a teñirse de rojo y dispararse hasta los 40,4 millones de euros negativos, frente a los 70 millones de euros positivos que se anotaba R Cable por esta vía.

El resultado de explotación combinado de las dos firmas hacía un total de 29,6 millones de euros en 2018, pero esta cifra ya se reduce hasta los 20,06 millones de euros marcado tras la fusión entre ambas operadoras el año pasado.

La hoja de ruta de Euskaltel

Telecable fue la puerta de entrada de Zegona en el grupo Euskaltel. El fondo británico controlaba el 100% del capital de la firma asturiana y, tras su venta a Euskaltel en el año 2017, pasó a quedarse con un 15% del grupo vasco. Ahora, tres años después, Zegona ejerce de máximo accionista de la cotizada española, ha dado un vuelco a la cúpula al situar como consejero delegado a José Miguel García (ex de Jazztel) y cierra los últimos flecos de un plan de negocio con el que persigue la expansión nacional de la mano de Virgin y devolver a R y Telecable a la senda de la rentabilidad.

“Las principales premisas (…) son el crecimiento mediante la expansión de las marcas R y Telecable en León y Cantabria, así como la continuación en el logro de consecución de eficiencias”, detalla la compañía en su memoria anual, en la que traza sus metas de cara al año 2025. En concreto, Euskaltel se marca como objetivo elevar su facturación entre un 1% y un 3,6% anual en los seis próximos años y lograr un margen ebitda de entre el 46% y el 51%.

Ajuste en las subcontratas

Euskaltel busca devolver a la recién fusionada R a la senda de beneficios con la ampliación de su rango geográfico hasta León y Cantabria y con un ajuste a una red de subcontratas de la que dependen 1.000 empleos en A Coruña (cinco veces más que los que genera directamente con la propia operadora gallega).

Para ello, el grupo vasco ha apostado por entregar a la china ZTE contratos que hasta ahora estaban en manos de subcontratas con centros de trabajo en A Coruña. Es el caso de Comfica, Indra o Colabora, que hasta hace unos meses desempeñaban unos trabajos de mantenimiento, provisión y operación de red de los cuales dependían medio centenar de empleos. Todos estos servicios han ido a parar al centro de trabajo de ZTE en Asturias, comunidad que, por otro lado, también ha sufrido la vuelta de tuerca de Euskaltel. Los trabajadores de Zener, firma dedicada a los servicios de mantenimiento de red, iniciaron a comienzos de febrero una ronda de movilizaciones después de que la compañía anunciase su decisión de prescindir de 28 de sus 80 empleados en la comunidad.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad