Emisiones de la planta de Megasa en O Seixal / Os Contaminados (Facebook)

El Gobierno portugués detecta irregularidades ambientales en Megasa

La Inspección detecta “reiterados incumplimientos” de la licencia ambiental y da 60 días a la planta de Megasa en O Seixal para solucionarlos

Portugal eleva el tono con Megasa, la compañía de la familia Freire que tiene plantas en O Seixal y en Maia. La Inspección General de Agricultura, Medio Ambiente, Mar y Ordenación del Territorio (Igamaot) notificó a la Siderúrgica Nacional, el complejo de Megasa en O Seixal --en las proximidades del puerto de Setúbal-- para solucionar los “reiterados incumplimientos” de la licencia ambiental de la fábrica. Así lo manifestó el inspector general de Igamaot, Nuno Banza, quien añadió que el requerimiento a la compañía de los Freire también está motivado por la “alarma social” que ha generado la polución en la localidad de Paio Pires.

Banza, que intervino en la comisión de medio ambiente del Parlamento luso, explicó que la última inspección a la Siderúrgica Nacional fue el 29 de octubre de 2018 y que en ella se detectaron una serie de vulneraciones de la licencia ambiental que permite a Megasa operar en O Seixal. Los incumplimientos, según explicó el responsable de Imagaot, afectarían a las emisiones, a las técnicas de carga y descarga, a la monitorización de partículas, a la instalación de barreras acústicas y prevención de emisiones, así como a la reducción del ruido y del impacto visual.

En todas estas materias, señaló Banza, Megasa deberá aplicar correcciones en un plazo de 60 días o enfrentarse a sanciones. Igamaot, dependiente del Ministerio de Agricultura, Mar, Medio Ambiente y Territorio, no tiene competencia para cuestionar la licencia ambiental de la siderúrgica, pero sí remite los incumplimientos a la Agencia Portuguesa do Ambiente (APA), quien otorga o deniega los permisos medioambientales. "Si la APA decide retirar la licencia, nosotros decretaremos el cierre de la fábrica igual que hicimos en otras ocasiones", dijo Banza en el fragor de la refriega política y entre insinuaciones de connivencia con la empresa gallega.  

Megasa superó 60 inspecciones sin mayor trastorno

La comparecencia del responsable de la Inspección de Medio Ambiente llega en un momento de fuerte polémica en torno a la planta de Megasa por la apertura de una investigación en relación a un polvo blanco que cubrió la localidad de Paio Pires, próxima a la instalación siderúrgica. Allí, los vecinos llevan tiempo quejándose de las partículas que llegan hasta sus casas procedentes de la factoría y del ruido.

Desde su creación, en el año 1999, el Igamaot inspeccionó en 60 ocasiones la planta de Megasa. El único resultado llamativo que destacó Banza fue una multa de 15.000 euros impuesta a la siderúrgica y posteriormente anuladamente judicialmente en 2013. La planta de Megasa emplea a 375 trabajadores y genera cerca de un millar de empleos indirectos, además de ser una de las empresas referente en cuanto a la exportación en Portugal. Sin embargo, las continuas emisiones sobre la localidad de Paio Pires la han colocado en el centro de la polémica. Recientemente, la asociación ecologista alertó de que el nivel de partículas en suspensión en Paio Pires había superado los límites permitidos para que no suponga un riesgo para la salud durante 13 días de enero. 

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad