Emisiones de la planta de Megasa en O Seixal / Os Contaminados (Facebook)

Lluvia de denuncias contra Megasa por la polución de Portugal

La siderúrgica de la familia Freire en Seixal vuelve a estar en el ojo del huracán por un polvo blanco que cubrió la localidad de Paio Pires

En la localidad portuguesa de Paio Pires, en Seixal, observaron con sorpresa que el polvo negro que habitualmente llega hasta las casas y que puede recogerse mediante imanes convivía, casi coincidiendo con el cambio de año, con un nuevo polvo de color blanco. El cambio de tonalidad alarmó a los habitantes, que volvieron una vez más la mirada a la llamada Siderúrgica Nacional, una planta que la compañía gallega Megasa opera en O Seixal para producir alambrón, malla y otros derivados de acero, además de reciclar chatarra.

Ubicada a apenas medio kilómetro del centro de la Aldeia de Paio Pires, los vecinos llevan tiempo quejándose de las partículas que el aire transporta hasta sus viviendas, mostrando cómo atraen el polvo con restos metálicos con imanes y documentando enfermedades respiratorias por si estuvieran asociadas a la actividad de la empresa de la familia Freire.

Megasa no detecta problemas, pero toma precauciones

Cuando el polvo blanco llegó a la localidad, de unos 15.000 habitantes, a la planta de Megasa llegaron reclamaciones. Así lo reconoció la propia empresa, que en declaraciones al diario luso Público, admitió que entre la última semana de diciembre y la primera de enero fueron “varias” las personas o instituciones que pidieron explicaciones por el inusual fenómeno, hasta el punto de que la Comissão de Coordenação e Desenvolvimento Regional de Lisboa e Vale do Tejo (CCDR-LVT), organismo encargado de evaluar la calidad del aire, visitó las instalaciones. Unas 26, informó la televisión pública portuguesa, fueron presentandas ante la GNR. 

No fueron detectadas situaciones anómalas en la empresa que pudiéramos asociar con el incidente. No fue tampoco identificada anomalía alguna en el sistema de tratamiento de gases o cualquier alteración en los métodos de trabajo y control de las emisiones”, aseguró Megasa, quien también indica que reforzó la “inspección diaria” y “paralizó los movimientos de residuos y materias primas con excepción de las estrictamente necesarias para mantener un mínimo de actividad”.

El mismo medio adelantó el 28 de enero que el Ministerio Público luso ha abierto una investigación sobre el suceso.

50971861 2370572322995613 2337281383841398784 o

50971861 2370572322995613 2337281383841398784 o2

Restos de polvo blanco sobre los vehículos en Paio Pires / Os Contaminados (Facebook)

Niveles de partículas en aire peligrosos

Pocos días después de conocerse la investigación, la asociación ambiental Zero, aseguraba que el nivel de partículas en suspensión había sobrepasado durante 13 días de enero el límite máximo permitido para que no suponga un riesgo para la salud. La entidad se basaba en los datos todavía pendientes de validar de la Agencia Portuguesa do Ambiente e indicaba que durante casi medio mes las partículas en aire habían superado los 50 microgramos por metro cúbico.

No es extraño que esa barrera se rebase en zonas de actividad industrial, lo preocupante es el número de veces que lo hace. El límite fijado establece que no se pueden sobrepasar los 50 microgramos por metro cúbico durante más de 35 días al año y que la media anual no puede superar los 40 microgramos. En enero se registró en Paio Pires una media de 51 microgramos, según datos todavía provisionales.

Los controles de Megasa

Además del complejo de O Seixal, próximo a Lisboa, los Freire tienen una fábrica en Maia, muy cerca de Oporto, dedicada a la producción de acero corrugado en barra. Junto a las instalaciones de Narón (A Coruña), Zaragoza (Megasider) y la planta de reciclaje de Valencia completarían las piezas del engranaje ibérico de Megasa, un grupo que evolucionó con buena rentabilidad incluso durante la crisis económica.

Entre los controles ambientales aplicados en O Seixal, la compañía asegura realizar una monitorización y análisis periódico de sus fuentes de emisión y someterse a auditorías ambientales realizadas por “entidades externas e independientes”, amén de cumplir estrictamente la normativa lusa. 

'Os Contaminados'

Hace ya casi dos años, un grupo de vecinos agrupados bajo el nombre de Os Contaminados había interpelado al Presidente de la República y emprendido una iniciativa en Europa contra la contaminación que llegaba a sus viviendas. Entre sus demandas, solicitaban --y siguen haciéndolo-- un estudio sobre las emisiones de Megasa al entender que la única estación de medición presente en la zona no ofrece datos suficientemente fiables o un análisis sobre la posible incidencia de la siderúrgica en dolencias respiratorias y pulmonares. 

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad