Instalaciones de Siderurgia Nacional, filial de Megasa en Portugal
stop

Una localidad de 15.000 habitantes apela al Presidente de la República y a Bruselas por la polución que llega a sus casas procedente de la planta de los Freire

en A Coruña, 19 de noviembre de 2017 (04:55 CET)

El grupo siderúrgico de la familia Freire tiene en Portugal una plaza clave. Fue el principal motor de crecimiento de Megasa, una vez que el complejo de Narón quedó lastrado por los problemas de competitividad de España en materia energética que traen de cabeza a buena parte del sector, pendientes todos de las subastas de interrumpibilidad para garantizar la rentabilidad.

Pero el ritmo de Megasa en territorio luso ha sido firme. En Seixal, a 20 minutos de Lisboa, los Freire despliegan la Siderurgia Nacional, especializada en la fabricación de alambrón, que forma parte de un complejo metalúrgico que completan una fábrica de mallas especiales y la planta de reciclaje Ecometais. Los tres centros están conectados con el puerto de Setubal mientras que la otra fábrica lusa de la compañía gallega, una productora de acero corrugado en Maia, opera a través de Leixoes.

Revuelta por la contaminación

Esta maquinaria bien engrasada acaba de chocar con una revuelta popular protagonizada por los vecinos del complejo de Seixal, que han comenzado a protestar enérgicamente contra la polución y los residuos que llegan a sus viviendas a través del aire.

Los habitantes de Paio Pires, localidad del municipio de Seixal en la que viven unas 15.000 personas, se han organizado para presentar sus quejas contra Megasa en Bruselas, después de haber escrito al presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa:

“La cuestión que le presentamos no tiene la espectacularidad de los incendios, pero solamente porque no sucede, como estos, con la vertiginosa y dramática rapidez de la que fuimos testigos. En el caso que le exponemos, todo se procesa de manera insidiosa y rutinaria, pero igualmente funesta”, comenzaba la misiva de los vecinos pidiendo la intervención de Rebelo de Sousa contra la “muerte lenta” de la polución.

Testimonios de 'Os Contaminados'

A través de un grupo de Facebook, Os Contaminados, los ciudadanos de Paio Pires dejan fotos, vídeos y testimonios de los efectos de la contaminación. El más habitual es la llegada a las calles y viviendas de residuos procedentes de las quemas del complejo fabril y transportados por el aire en forma de polvo negro. Según las mediciones de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidade Nova de Lisboa, el aire de Paio Pires concentró la mayor cantidad de partículas PM10 en Portugal este viernes. Otra queja habitual de los vecinos es el ruído, que, según indican, supera en muchas ocasiones lo permitido por ley.

 

Joao Carlos Pereira, un portavoz de Os Contaminados, aseguraba en declaraciones al diario luso Público que en la localidad son comunes los casos de cáncer de pulmón, pero que “pese a la incidencia anormal de carcinomas en estas poblaciones, no existen estudios sobre el problema”.

La principal reivindicación de los vecinos es, precisamente, que se acometan estudios sobre la incidencia de la polución en las dolencias respiratorios y en los casos de cáncer de pulmón, y que se revisen las emisiones de Megasa para tener datos que puedan garantizar “que el aire es respirable”. “El poder político tiene una actitud de protección con la empresa y contribuye a la muralla de silencio sobre el problema”, concluía Pereira en Público.

Actualmente, el grupo de afectados está recopilando y solicitando datos a la Agencia Portuguesa do Ambiente con el objetivo de llevar su reivindicación a Bruselas acompañada de un informe sobre la calidad del aire en la zona. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad