Instalaciones de Siderurgia Nacional, filial de Megasa en Portugal

El éxito de Megasa deja 15 millones en dividendos a los Freire

stop

Bipadosa, el holding que controla el negocio metalúrgico de la familia Freire, reparte 15 millones en dividendos y supera los 30 en cuatro años

en A Coruña, 05 de marzo de 2018 (05:00 CET)

Qué lejos parecen las dificultades de Megasa por la entrada de metal procedente de China a bajo precio en los mercados europeos, o por los costes energéticos que redujeron drásticamente la actividad en Narón. Aunque ambas amenazas siguen vigentes, la familia Freire ha conseguido que su grupo metalúrgico firmara un año redondo, al menos, sobre el papel, pues Metalúrgica Galaica, la empresa comercializadora, cerró 2016 con unos beneficios de 64 millones y repartiendo 15 millones en dividendos.

Ese éxito en la empresa más conocida de los Freire es la clave para que el grupo donde se integran las distintas sociedades siderúrgicas y que, en consecuencia, recibe los dividendos de Megasa, haya multiplicado su retribución a los accionistas. De hecho, los números presentados por Bipadosa guardan muchas similitudes con los de Megasa: 60,6 millones de beneficio, frente a los 10 millones del año anterior; y 15 millones en dividendos, frente a los 6 millones del ejercicio precedente.

Este dividendo se deriva al grupo consolidado, controlado por las dos ramas familiares y sus distintas sociedades de inversión, los Freire Arteta y los Freire Vázquez. En los últimos años, la retribución al accionista, el dividendo a cuenta, ha sido de seis millones.

El precio de la expansión a Zaragoza

Bipadosa ha aportado al grupo consolidado más de 30 millones en dividendos en los últimos cuatro años, a razón de 4,5 millones en 2013, 6 millones en 2014 y 2015, y 15 millones en 2016. Las cuentas individuales de la empresa desvelan que los Freire pagaron 80,7 millones por la planta de ArcelorMittal en Zaragoza, que ahora se encuentra en plena revuelta laboral por las condiciones salariales de los trabajadores.

Megasider, así renombrada tras la operación, cerró el ejercicio 2016 con un resultado positivo de 4,7 millones, si bien venía de unas pérdidas de 3,8 millones en el ejercicio precedente, según las cuentas presentadas en el Registro Mercantil.

La planta de Megasa en Narón, Megasa Siderúrgica, regresó a beneficios después del severo ajuste en cuanto a plantilla y producción aplicado desde 2015. La planta gallega pasó de los 10 millones en pérdidas de ese año a un resultado positivo de 1,2 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad