Emisiones de la planta de Megasa en O Seixal / Os Contaminados (Facebook)

Megasa promete una inversión de 80 millones para seguir en Portugal

La siderúrgica de los Freire se defiende de las acusaciones de contaminación con un plan de inversiones ambientales de 80 millones hasta 2020

Megasa ha puesto 80 millones sobre la mesa para defenderse de las acusaciones de contaminación en Portugal. La factoría de la familia Freire en O Seixal, próxima a Lisboa, lleva tiempo en el ojo del huracán por las emisiones que alcanzan la localidad de Paio Pires. Las protestas de una parte de los vecinos, que llevan años documentando el polvo negro con partículas metálicas que llega hasta sus viviendas y vehículos, cobraron fuerza entre finales del año pasado y comienzos de 2019.

En ese periodo, apareció un polvo blanco que cubrió la zona y que volvió a poner bajo sospecha a la Siderurgica Nacional, que así se llama la planta de Megasa. Posteriormente, por los registros de la Agencia Portuguesa do Ambiente, que detectó que en 13 días de enero se superó el límite permitido para las partículas en aire en la localidad de Paio Pires, algo habitual en zonas industriales, pero peligroso para la salud si sucede más de 35 veces al año o la media anual diaria supera los 50 microgramos por metro cúbico. La media de enero en Paio Pires fue de 51 microgramos.

Por si no tuviera bastante la familia Freire, la Inspección General de Agricultura, Medio Ambiente, Mar y Ordenación del Territorio (Igamaot) notificó a la siderúrgica que tenía 60 días para solucionar los “incumplimientos” detectados en su licencia ambiental. La alarma social se extendió hasta tal punto que la comisión parlamentaria de Medio Ambiente visitó el pasado viernes las instalaciones de la planta.

Megasa se defiende con millones

Megasa, tan parca en palabras en España, pasó a la ofensiva y trasladó a los medios de comunicación –Agencia Lusa o Diario de Noticias, entre otros-- el esfuerzo realizado para incorporar a las instalaciones “las mejores tecnologías disponibles” y el compromiso con las “políticas de descarbonización y la economía circular”, que se ha traducido en medidas para mitigar el impacto acústico y contaminante de la planta, además de otras actividades sociales.

La siderúrgica también desveló su plan de inversiones. Según este documento, que recoge la Agencia Lusa, ha invertido 400 millones en las instalaciones e invertirá otros 80 en mejoras ambientales hasta 2020. Entre las medidas a desarrollar estaría una nueva central de gases y mejoras acústicas, pues otra de las quejas habituales respecto a Megasa es el ruido.

La familia Freire lleva más de dos décadas en O Seixal, donde tiene en funcionamiento una planta especializada en alambrón y otros derivados de acero; una fábrica de mallas y un centro de reciclaje dedicado a la chatarra.

"Nos queremos quedar aquí"

La previsión de la empresa es continuar muchos años más. Así lo manifestó el director de relaciones institucionales de la planta, Luis Morais, tras la visita de la comisión parlamentaria: “Tomamos todas las medidas necesarias para garantizar el mínimo impacto en el entorno. Analizamos si había ocurrido algo anormal en el funcionamiento que pudiera provocar el polvo blanco o el negro y concluimos que nada sucedió. Si así fuera, seríamos los primeros interesados en resolver el problema. Estamos aquí hace más de 20 años, en los que ya realizamos inversiones de más de 370 millones y continuaremos invirtiendo, porque es aquí donde nos queremos quedar”.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad