De izquierda a derecha, la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey; el de Ferrol, Ángel Mato; y la de Lugo, Lara Méndez

Los gobiernos de A Coruña, Lugo, Ourense y Ferrol saldrán más caros

Los aumentos de sueldo, de hasta el 70% en A Coruña, y el mayor número de dedicaciones exclusivas y asesores disparan el coste de las corporaciones

El alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, prevé revisar las retribuciones de la corporación en el último año de mandato. Sostiene que la rebaja aplicada por Compostela Aberta en 2015 fue “demagógica”, pero mantendrá su salario en los 51.000 euros porque no está dispuesto a que su primera medida sea elevar su remuneración. Sin embargo, eso mismo es lo que ha hecho su compañera de partido Inés Rey nada más llegar a la alcaldía de A Coruña. Cobrará 29.000 euros más que su antecesor, Xulio Ferreiro, situándose al nivel de Abel Caballero, en los 69.000 euros.

El de la ciudad herculina es el caso más llamativo dentro del encarecimiento general de las corporaciones municipales en las ciudades gallegas, impulsado principalmente por el aumento en el número de dedicaciones exclusivas y de asesores, pues los sueldos se mantendrán estables o con leves variaciones en las distintas urbes con excepción de A Coruña y, probablemente, Ferrol.

El regidor de la ciudad departamental, Ángel Mato, ya puso sobre la mesa una subida salarial para los concejales de gobierno y oposición y para los asesores, si bien pretende que sea “moderada” y está dispuesto a mantener su remuneración congelada en los 40.000 euros que cobraba Jorge Suárez. “Se redujeron en 2011 por la crisis, pero es conveniente subirlos igual que con los trabajadores y funcionarios”, justificó Mato, que todavía tiene pendiente de acordar cuánto se encarecerá la corporación.

Incrementos del 70% en A Coruña

Ninguno de los tres nuevos alcaldes socialistas está de acuerdo con la política salarial de las mareas que les precedieron en el gobierno. La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, lo dejó claro al elevar un 70% su retribución respecto a la que tenía Xulio Ferreiro, de 40.000 a 69.218 euros. Los concejales de la ciudad herculina también cobrarán más, 59.582 euros para aquellos con dedicación exclusiva, lo que supone 25.000 euros más que los 35.000 que cobraban durante el pasado mandato.

Al notable incremento en los sueldos se suma que aumentará el personal de confianza, llevando al límite la Ley de Racionalización en la administración local. El número de asesores de los grupos pasará de 22 a 27.

El Gobierno de Ourense costará un 30% más

La alianza entre Manuel Baltar y Gonzalo Pérez Jácome también saldrá más cara a los ourensanos que el pasado gobierno en solitario del PP en el Concello. En este caso, no es a causa de que el nuevo alcalde se aumente el sueldo. Gonzalo Pérez Jácome mantendrá la misma retribución que su antecesor, Jesús Vázquez, 68.380 euros.

El factor decisivo serán las dedicaciones exclusivas, que pasan de 10 a 15. Otros dos aspectos elevan el gasto de la corporación: la figura del teniente de alcalde, Jorge Pumar (PP), que ingresará 58.000 euros al año; y un notable incremento en la asignación a los grupos, que pasa de los 450 euros a 700 euros por edil. En conjunto, la factura de la corporación ourensana estará en los 1,5 millones, un 30% más que en el anterior mandato.

El Concello de Lugo cuesta 230.000 euros más

Algo similar sucede en el ayuntamiento de la capital lucense. Lara Méndez mantendrá su salario en los 67.000 euros, pero el incremento de dedicaciones exclusivas y asesores encarecerá la corporación local en unos 230.000 euros. El PSOE, que gobernará respaldado por el BNG, propondrá 14 dedicaciones exclusivas con un salario de 44.000 euros cada uno, según avanzó El Progreso.

La alianza con el BNG elevará notablemente el personal de confianza. El número de asesores pasará de 14 a 18. El coste de la corporación se elevará hasta los 1,1 millones.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad