stop

Comunidades como Navarra o Castilla y León superan a Galicia en generación de energía a partir de fuentes renovables

Pablo Barro

Economía Digital 

Galicia es la tercera comunidad en generación de energía eólica y la primera en hidráulica, pero le lastra el carbón

A Coruña, 12 de septiembre de 2017 (06:00 CET)

Galicia fue pionera en la generación con fuentes renovables cuando todavía no se empezaba a hablar de ellas. La comunidad es el gran productor de energía hidráulica del país y, durante muchos años, también lo era de energía eólica. Pero con el paso del tiempo ha perdido su hegemonía. En eólica, es ya la cuarta comunidad por potencia instalada, superada por las dos castillas y Andalucía. En el cómputo general figura por detrás de Navarra y Castilla y León, y Aragón viene pisando fuerte.

En los últimos años, según los datos de Red Eléctrica de España, Galicia no ha sido capaz de superar el 60% de generación a partir de fuentes renovables, lo que se explica en gran medida por el hecho de que las centrales de As Pontes y Meirama son dos grandes centros productores que tienen en el carbón su principal fuente de alimentación, y eso no beneficia al resultado final, ni tampoco al medio ambiente.

As Pontes y Meirama, dos grandes consumidoras de carbón, están entre las empresas más contaminantes de España

En 2016, el 57% de la energía producida en Galicia tenía origen renovable. En Navarra, ese mismo porcentaje fue del 62%, cuando en años anteriores se había mantenido siempre por encima del 70%. Castilla y León, por su parte, cerró el año en el 73%. Pero las tornas pueden cambiar a corto plazo.

 

Galicia está apostando cada vez más por el uso de la biomasa, tanto a nivel industrial como particular, y en menor medida por la geotermia. En ambos casos, la comunidad tiene un gran potencial de crecimiento, al igual que en la solar, hasta ahora prácticamente testimonial.

Nuevos desarrollos

Además, en las últimas subastas de renovables han sido varias las empresas que han obtenido megavatios para desarrollar en Galicia. Es el caso de Ence o Greenalia, que tienen previsto construir dos grandes plantas de producción de energía a partir de biomasa. La segunda resultó también adjudicataria de 133 megavatios eólicos. Para obtener financiación, Greenalia emitirá un bono verde, medida que combinará con su salto al MAB, una posibilidad que también estudia EDF Solar, una firma de Pontevedra lider en instalaciones solares para autoconsumo industrial.

Con este panorama, Galicia no debería tener problemas para afrontar los desafíos que planteará la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, un texto todavía en fase de consulta y que tiene por objetivo atacar este problema social, económico y ecológico con planes tan ambiciososo como lograr la plena descarbonización en 2050, limitar el aumento de la temperatura mundial o desarrollar economías sostenibles con el clima y el medio ambiente.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad