El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña / Xunta

Covid-19: la Xunta admite que es el peor momento desde la desescalada

Sanidade justifica el limite a la reunión de personas por las PCR positivas, “el doble de lo deseable”, y pronostica que los contagios "van a aumentar"

Malos augurios en Galicia. También en Francia o Portugal. En múltiples territorios se han endurecido las medidas contra el Covid-19 con la justificación de que los casos han aumentado y con la perspectiva de que van a seguir haciéndolo.

La incidencia del coronavirus en Galicia se ha multiplicado en octubre hasta el punto de superar el momento más crítico de los rebrotes de agosto, cuando el área de A Coruña era el principal foco de contagios. En aquel momento, la incidencia alcanzó los 70 casos por cada 100.000 habitantes en siete días, una tasa muy por debajo de los territorios más afectados como Navarra, Madrid o Aragón, pero la más elevada desde la desescalada y suficiente como para impulsar medidas restrictivas –Feijóo abogó por el cierre del ocio nocturno o por la prohibición de fumar en la calle--. Actualmente, Galicia supera esa tasa, que se sitúa por encima de los 80 casos por 100.000 habitantes, la más importante desde el estado de alarma.

La incidencia del coronavirus se elevó un 60%

Los datos los aporta la Consellería de Sanidade en la orden que decreta la prohibición de las reuniones de más de diez personas para cualquier actividad, tanto en el ámbito público como privado, que entró en vigor este jueves. El informe del comité clínico que sustenta la nueva restricción explica que la incidencia del virus era a comienzos de octubre de 50 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que actualmente se sitúa en los 80 casos por 100.000 habitantes, un 60% más.

La Xunta admite una evolución “desfavorable” de la pandemia, no solo por el número de contagios detectados, sino también por el número de pruebas PCR que están dando positivo. “A pesar de que se incrementó el número de test realizados, está de nuevo por encima del 6%”, dice la orden del DOG en referencia a la positivad de la prueba, “el doble de lo estimado como situación deseable”. El tercer foco de preocupación es la presión hospitalaria, pues hay 221 pacientes diagnosticados con coronavirus en planta, 16 más que el día anterior, “y aumenta también el número de ingresados en UCI".

La Xunta augura un incremento de los casos

El departamento que dirige Julio García Comesaña no es optimista de cara al futuro inmediato. Hasta en dos ocasiones augura que la pandemia irá a peor en Galicia y esgrime dos motivos. Por un lado, alude al número reproductivo instantáneo, es decir, los casos secundarios que se generan a partir de un caso activo y que, asegura, es superior a uno en todas las áreas sanitarias, “de lo que puede deducirse que la transmisión está aumentando, por lo que se espera que la tendencia de casos y tasas continúe incrementándose”.

En segundo término, apela a la necesidad de tomar medidas que reduzcan las interacciones de riesgo ante un “previsible aumento de la incidencia de casos en los próximos meses debido a que la población estará más tiempo en ambientes cerrados que favorecen la transmisión”. En este sentido, añade la Consellería de Sanidade que existe el riesgo de una posible “coinfección” con el virus de la gripe.

El papel de los alcaldes

La limitación a la reunión de personas a un máximo de diez se aplica en todo el territorio con la única excepción de las actividades laborales y educativas, ámbitos en los que no se establece límite. En aquellos territorios donde ya se estén aplicando medidas más duras, como en Ourense, continuarán vigentes de la misma forma. Sanidade pone el foco, una vez más, en las reuniones sociales como el principal foco de transmisión del Covid-19, apreciando una mayor “relajación de las medidas de seguridad” que en otros ámbitos, como el laboral. Por otro lado, argumenta que esta restricción “es menos disruptiva de las actividades esenciales, económicas, laborales y profesionales, que otras”.

El Gobierno gallego descarga sobre los concellos la responsabilidad de “vigilancia, inspección y control del cumplimiento” de la nueva restricción. Matiza, sin embargo, que la Xunta podrá realizar actividades de inspección y control del cumplimiento de la orden.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad