Un operario público desinfecta las calles de Ourense. EFE/Brais Lorenzo

La Xunta dispara las alarmas y eleva las restricciones en toda Galicia

La Xunta vuelve a endurecer las limitaciones sociales en el conjunto del territorio mientras valora nuevas medidas para frenar el avance del Covid-19

La Xunta prohibirá desde este jueves las reuniones de más de diez personas en toda Galicia. El comité clínico tomó la decisión durante la reunión de este martes, rompiendo con la dinámica que había seguido Alberto Núñez Feijóo desde que cesó el estado de alarma. La Xunta estaba aplicando medidas por comarcas, por municipios e incluso por barrios, pero no en el conjunto del territorio. Ahora, decide endurecer las restricciones en toda Galicia para atajar la expansión del coronavirus, lo que muestra la preocupación de los expertos sanitarios respecto a la evolución de la pandemia.

Las últimas medidas de este tipo, como el cierre del ocio nocturno o la prohibición de fumar en la calle sin distancia de seguridad, fueron acordadas por el Ministerio de Sanidad en todo el Estado, aunque ya contaban con el beneplácito de la propia Xunta.
La Consellería de Sanidade continúa apuntando a las reuniones familiares y sociales como el principal factor de expansión del Covid-19, por lo que pone el foco en las reuniones de personas, tanto en el ámbito público como privado. Además de la situación que atraviesa la provincia de Ourense, el principal foco de casos activos de la comunidad, preocupa el crecimiento de casos en las áreas sanitarias de Vigo y de Santiago, así como el repunte de la de A Coruña cuando ya parecía controlado el virus (el concello de Arteixo está en este momento en nivel 3 de alerta).

Hasta 11 concellos en código rojo

En la tarde de este martes, Sanidade no sólo anunció que a partir del próximo jueves las reuniones en Galicia, tanto públicas como privadas, quedarán limitadas a un máximo de 10 personas, sino que también elevó el número de ayuntamientos en los que se establece un cierre perimetral, es decir, en los que la movilidad queda restringida dentro del municipio. Hasta ahora, tan solo el concello de Ourense y el limítrofe de Barbadás presentaban restricciones de este calibre en la comunidad. A partir de las 00.00 horas del jueves, la lista se engrosará con O Carballiño, O Irixo y Boborás, todos de la provincia ourensana. Los vecinos de estos municipios solo podrán abandonarlos por motivos laborales, educativos o sanitarios

Al margen de las restricciones de movilidad, son ya 11 los ayuntamientos gallegos que, según el semáforo Covid implantado por la Xunta de Galicia, se encuentran en nivel 3 de alerta, es decir, están en código rojo. Se trata de Narón, Arteixo, Santiago, Ames, O Carballiño, Barbadás, Amoeiro, Pereiro de Aguiar, Monterrei, Verín y Barco de Valdeorras. En los ayuntamientos con este nivel de alerta, los bares y cafeterías se limitarán a atender en terrazas a grupos de cinco personas. Los restaurantes, por su parte, pueden servir en su interior, pero con un aforo limitado al 50%. Además, en Ourense, Barbadás, Verín, O Barco y la comarca de O Carballiño las reuniones se han limitado solo a convivientes.

El problema: la movilidad comarcal

Se espera que este miércoles se produzca otra reunión del comité clínico que analiza la evolución de la pandemia en la comunidad en la que se podrían adoptar nuevas medidas o parámetros de actuación. Hay que tener en cuenta que, en las últimas 24 horas, Galicia ha registrado once nuevos fallecimientos por Covid-19, lo que supone la mayor cifra de muertes en una misma jornada desde el pasado 26 de abril, cuando la comunidad atravesaba la primera ola de la pandemia.

Según explican fuentes consultadas por este medio, uno de los principales problemas para Sanidade radica en la gran movilidad entre municipios que existe en determinadas comarcas de la geografía gallega, lo que podría dar lugar a nuevas restricciones que se circunscribiesen a áreas más grandes que los municipios. 

Precisamente, en la mañana del martes, antes de tomarse la determinación de limitar las reuniones en Galicia, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, manifestó que el comité clínico evalúa muchos parámetros, no solo el de la incidencia acumulada de casos Covid, para proponer restricciones en los municipios. Preguntado directamente sobre si se tomarían medidas más duras en Santiago de Compostela y en Arteixo, el político indicó: "Lo haremos en otras áreas si el contexto general, no solo la incidencia acumulada, así lo sugiere". "Los datos que se manejan para establecer las restricciones incluyen muchas variables y muchos parámetros", explicó.

Un artículo de R.R.V. / C.D.P.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad