Antonio Saravia, presidente de la Confederaçao Empresarial de Portugal, junto a Antón Costas durante la segunda edición del Foro La Toja

Los empresarios de Portugal enseñan el camino ante el Covid: fusiones

Antonio Saravia, presidente de la patronal lusa, aboga por impulsar planes de formación y fusiones para generar economía de escala y combatir la crisis

El presidente de la patronal portuguesa comparte en el II Foro La Toja las recetas que prepara el país para hacer frente a la crisis económica desatada por el Covid-19. Antonio Saravia, presidente de la Confederaçao Empresarial de Portugal ha revelado durante el foro celebrado en A Illa da Toxa que el temor es que la tasa de paro del país, que "ya ha subido del 6% al 8,1%", termine encaramándose hasta el nivel del "12% o el 14%" por el riesgo de cierre de aquellas empresas que cuenten con una posición financiera más débil y no puedan hacer frente a la caída de ventas.

Es por ello que el líder de los empresarios portugueses ha abogado por "incentivar las fusiones y concentraciones" para que las empresas ganen músculo financiero y optimicen su estructura de costes para competir en el exterior. "Si queremos fomentar la internacionalización que queremos necesitamos tener economías de escala", ha defendido, antes de apostar por la "formación y la recualificación" tanto de trabajadores como de empresarios para enfrentarse a un mercado en constante cambio. 

Temor a la pérdida de empresas

Las palabras de Saravia hacían referencia a un ecosistema empresarial luso marcado, en buena medida, por un gran número de proveedores de pequeño y medio tamaño que teme que puedan ser objeto de cierres o de una ofensiva por parte de grandes empresas de otros países. "Europa se está canibalizando", ha lamentado, antes de asegurar que las ayudas multimillonarias que gobiernos como el alemán ha canalizado en sectores como el automovilístico les otorga "facilidad para comprar empresas portuguesas"

"Vivimos una tremenda asimetría en la Unión Europea. Portugal ha inyectado 13.000 millones de euros de euros en la economía, mientras que en España han sido 100.000 millones", antes de marcar los tres ejes que deben vertebrar la economía portuguesa: "Resiliencia, por todo el cambio de la estructura administrativa del Estado (...), el cambio climático y la transformación digital".

Las puertas que clerra el Covid-19

La adaptación de la economía lusa a la crisis se perfila, según Saravia, como clave para evitar un estallido social. Y es que, según ha explicado, el golpe del Covid-19 presenta diferencias significativas con el crash de 2008. "Durante la anterior crisis las personas aún tenían alguna perspectiva como cambiar de negocio o emigrar. Ahora no hay esa posibilidad. Estamos confinados a un espacio portugués. Nos plantea un reto muy difícil", ha recalcado Saravia, que ha abogado por un "verdadero diálogo social" que permita que las empresas logren "más margen para poder distribuir mejor" sus ganancias.

 

"Los trabajadores tienen que entender que el mundo ha cambiado", ha defendido el líder de la patronal lusa, que ha subrayado la necesidad de dar mayor importancia a cuestiones como la flexibilidad o la conciliación familiar, pero buscando acabar con situaciones de desigualdad social, que, según ha resaltado "son la madre de los populismos y los extremismos que amenazan a las democracias".

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad