Marcha de los trabajadores de A Coruña contra el cierre de la planta de Alcoa y pidiendo una solución al problema energético

La subasta eléctrica agrava la crisis de Alcoa

La multinacional alerta de un nuevo golpe a la competitividad de sus plantas de aluminio tras lograr menores ayudas en la subasta de interrumpibilidad

Más sombras sobre el ya incierto futuro de Alcoa en España. El resultado de la subasta de interrumpibilidad, las ayudas que el Gobierno otorga a la industria por desconectarse del sistema en momentos de elevada demanda, supondrá un significativo recorte en las subvenciones percibidas por la compañía para sus plantas de A Coruña, Avilés y San Criprián (Lugo). Fuentes de Alcoa aseguran que el resultado es “muy inferior” al obtenido en las subastas anteriores para 2018, que ya había supuesto un importante recorte respecto a las ayudas de 2017.

“Se ha pujado para obtener el mayor valor posible en las tres plantas con independencia del ERE que está actualmente en curso. Los resultados son los mismos que se obtuvieron en la anterior subasta en cuanto a bloques, aunque el valor es significativamente inferior. La compañía tiene que analizar los resultados, pero el impacto de la reducción daña aún más la competitividad de las operaciones en costes de electricidad y, por tanto, en la competitividad que necesita la industria del aluminio primario y de la que carece en España”, dicen fuentes de Alcoa.

Un recorte del 40% de las ayudas

Concretamente, Alcoa logró alrededor de 21 millones en incentivos eléctricos mediante la obtención de 10 bloques de 40 megavatios, los más grandes y mejor remunerados. Ferroatlántica, con plantas en A Coruña y Cee, logró otro; y Celsa, que también tiene instalaciones en A Coruña, se hizo con dos. El precio medio de asignación fue de 105.429 euros por megavatio.

Al margen de los 21 bloques grandes, se repartieron otros más pequeños, 352 bloques de 5 megavatios a un precio medio de asignación de 64.624 euros. En conjunto, las ayudas de interrumpibilidad para los seis primeros meses de 2019 asciende a 202 millones, un significativo recorte sobre la anterior subasta. Los pagos caen un 40% en relación a los más de 350 millones de euros que los grandes consumidores de electricidad percibieron por este concepto en 2017 y menos de los mitad de los más de 500 millones de euros que recibían en años anteriores.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad