Carlos Espinosa de los Monteros, ex vicepresidente de Inditex

La mutua de Inditex ingresa 1.200 millones pero pide más financiación

Fraternidad Muprespa, la mutua contra la que protestaron los trabajadores de Inditex, cierra con superávit pero se queja de una “financiación inadecuada”

Fraternidad Muprespa tiene dos vínculos claros con Inditex. Está presidida por Carlos Espinosa de los Monteros, quien fuera vicepresidente y consejero de la multinacional; y es la mutua de referencia en los centros logísticos del grupo de Amancio Ortega. De hecho, trabajadores de Galicia y Madrid protestaron en repetidas ocasiones por el trato que recibían de la entidad en lo tocante a las dificultades para el reconocimiento de enfermedades profesionales y bajas o, incluso, por presiones para volver al trabajo pese a estar enfermos, denunciaron en su momento.

La mutua acaba de presentar su memoria de ejercicio correspondiente al año 2019, en el que continuó la senda de crecimiento de los últimos cursos. Fraternidad Muprespa alcanzó por primera vez los 1.000 millones en ingresos en 2017 y en el pasado ejercicio había elevado esta cifra a 1.215 millones, con un incremento interanual del 10,56%.

 

La entidad, que en marzo del año pasado puso en marcha el nuevo hospital Habana en Madrid, dio cobertura a 1,4 millones de trabajadores durante el ejercicio, un 14,6% más. Los ingresos por cuotas también se elevaron de forma notable, alcanzando los 1.142 millones, un incremento del 12%. De estos, 712 millones procedían de contingencias profesionales, 413 millones de contingencias comunes y 17,5 millones del cese de actividad de autónomos.

Resultado positivo, pero por los pelos

Con estos ingresos, Fraternidad Muprespa logró acabar el año con un superávit de casi medio millón de euros, muy lejos del resultado positivo de 17 millones registrado en 2018. El propio Espinosa de los Monteros, en la carta de presentación del informe, explica el problema: “Un año más tenemos que lamentar la insuficiente financiación de las contingencias comunes que ha provocado un resultado negativo, aspecto que tanto la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT) como Fraternidad-Muprespa han puesto en conocimiento de los órganos de tutela”.

Efectivamente, el balance de contingencias profesionales arrojó un saldo positivo de 128,4 millones, pero las contingencias comunes reportaron un déficit de 132 millones. La mutua explica que se debe a “la disminución de ingresos por cotizaciones de los autónomos y el aumento de los gastos (debido al incremento del absentismo) sin que el suplemento financiero haya sido suficiente para compensar dicho déficit; situación que pone de manifiesto que esta contingencia carece de una financiación adecuada”.

Del mismo modo, también retrocedió de forma importante el resultado por cese de actividad de los trabajadores autónomos, 4,36 millones, debido al gasto de las cuotas de los autónomos en baja por más de 60 días que a partir de este año es soportado por las mutuas.

Fraternidad, con más de 2.000 personas en plantilla y una red de 122 centros, contaba con unos fondos propios (patrimonio de la Seguridad Social) de 362,2 millones y las provisiones por contingencias en tramitación ascendían a 44 millones.

“A pesar de la solvencia de la entidad (y del resultado positivo del ejercicio), por primera vez se ha dado la situación de no haber podido tener dotadas las reservas de contingencia profesional al máximo (el 45%), sino al 40,52% por el hecho de haber tenido que dotar las reservas de contingencia común con fondos de esta”, apunta la mutua.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad