Carmela Silva, presidenta de la Diputación de Pontevedra

La expansión de Hotusa en Galicia choca con Carmela Silva

stop

La cadena de Amancio López está a la espera de que la Deputación de Pontevedra que preside Carmela Silva le entregue las dos últimas Pousadas do Salnés

A Coruña, 24 de agosto de 2018 (04:55 CET)

Hace unos años, Hotusa apenas contaba en Galicia con un hotel por provincia. Desde este jueves, con la reapertura del Hotel Atlántico –rebautizado como Eurostars Atlántico– el  grupo que preside el empresario chantadino Amancio López tiene operativos 15 establecimientos hoteleros en la comunidad. Sin embargo, los planes de la cadena era contar con dos más de los que actualmente gestiona, pero la Diputación de Pontevedra, liderada por la socialista Carmela Silva, ha impedido que eso fuera posible.

Hotusa fue la cadena seleccionada por el organismo provincial para explotar las conocidas como Pousadas do Salnés, cuatro establecimientos hoteleros públicos de cuatro estrellas impulsados por el antecesor de Silva, el popular Rafael Louzán, de los que solamente dos de ellos están abiertos al público a día de hoy.

Hotusa, a la espera

Se trata de las pousadas de Armenteira y A Lanzada, que llevan más de dos años operando. Cuando la última de ellas abrió sus puertas, en la Semana Santa de 2016, la ya presidenta de la Diputación de Pontevedra anunciaba que “antes del próximo verano” –en alusión al de 2017– estarían abiertas las otras dos, la de Meaño y la de Ribadumia.

Pero la realidad es que ni están ni se les espera. Desde la cadena indican que el ente que preside Carmela Silva, quien en su día ya había calificado de “escandaloso” el proyecto de su antecesor, todavía no les ha hecho entrega de los inmuebles para comenzar a explotarlos. Y parece que aún les queda.

Nuevo modificativo de Silva

A finales del pasado mes de julio, con los votos del PSdeG y el BNG, la Diputación aprobó un modificativo de crédito de 1,5 millones de euros para pagar los "sobrecostes" de obras autorizadas por el Partido Popular, entre las que figuran las Pousadas do Salnés.

El grueso de ese importe se destinará a pagar las obras del Museo de Pontevedra y del Edificio Sarmiento, a las que se suman las del Estadio de Pasarón y las mencionadas Pousadas. “Entre pitos y flautas estamos hablando de unos 40 millones de sobrecostes", advertía el vicepresidente del ente provincial, César Mosquera, al tiempo que recordaba que esta cifra triplica la cuantía inicial por la que fueron adjudicadas las obras.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad