Vista exterior de la central de Endesa en As Pontes

El plan oculto de Endesa: aumentar un 40% el parque eólico de Galicia

Endesa solicita el cierre de la térmica de As Pontes con la promesa de generar 1.505 MW de energía eólica en Galicia y asumir la plantilla directa

El 2019 se revela como un año negro para la gran industria en Galicia. Menos de una semana después de que Alcoa manifestase de forma pública que los precios de la energía hacen “inviable” que continúe produciendo aluminio en España, Endesa ha hecho realidad los peores presagios y ha solicitado el cierre de la planta térmica de As Pontes, que se acometerá a finales de 2021 (si bien el proceso de desmantelamiento durará unos cuatro años). Al margen de este anuncio, de momento, la única certeza es que ha asegurado la continuidad de los 174 trabajadores de la factoría coruñesa, si bien no todos se quedarán en casa. Como ya ha ocurrido en los procesos de cierre que atraviesan las factorías de Endesa en León y Teruel parte de los trabajadores serán recolocados en otras factorías del grupo.

Pero, ¿cuál es el plan de Endesa para Galicia que debe llevar a cabo de forma obligatoria dentro de los compromisos de transición energética? Según anunció este mismo viernes, la intención de la compañía propiedad de la italiana Enel es la de “sustituir en la comunidad gallega los 1.468 megavatios térmicos que genera la central por 1.505 MW renovables” entre el período 2020-2026. Aunque en su comunicado no se refiere de forma explícita al origen de la energía, la realidad es que, por las características de la comunidad gallega, esos 1.505 megavatios que pretende generar derivarán, prácticamente en su totalidad, del viento. No obstante, la cifra se antoja ambiciosa, ya que para conseguirla tendría que aumentar en casi un 40% el actual parque eólico de Galicia. 

Un 37% de la potencia actual instalada

Así lo revelan los datos de la Asociación Eólica de Galicia (EGA), que indica que la comunidad finalizará el año con cerca de 4.000 MW de potencia eólica instalada. De esta forma, el plan de Endesa para compensar el cierre de la térmica de Meirama pasa por producir, ella sola, un 37% más de la actual potencia eólica gallega. “Tiene capacidad para hacerlo”, indican fuentes de la compañía, que indican que, en la actualidad, el impacto de los parques eólicos en mucho menor que en su inicio. “Los primeros parques eólicos que hubo en Galicia generaban unos 200 kilovatios, mientras que ahora existen generadores que, por ellos mismos, pueden producir unos 2 MW”, comentan.  La inversión prevista es de 1.580 millones de euros.

Cuántos empleos podrá generar el nuevo plan de Endesa

No obstante, surge otra duda. Además de generar la misma capacidad eléctrica, cuántos empleos se crearán con los nuevos proyectos renovables. Los parques eólicos no generan una gran mano de obra. De hecho, en este momento, Endesa cuenta con 23 parques en la comunidad que producen 556 MW y en los trabajan 77 personas

El plan que Endesa pretende acometer una vez cerrada As Pontes pasa por generar “unos 1.250 empleos directos de media anual en los seis años que dure la puesta en marcha de los parques eólicos”, además de 125 empleos posteriores dedicados al mantenimiento de los mismos. Desde la multinacional aseguran que estas cifras son posibles debido a que “la empresa gallega podría asumir en su totalidad la construcción de los componentes eólicos necesarios para los parques”. (La fábrica de palas de Siemens-Gamesa se encuentra en As Somozas). 

El sector auxiliar

Según Endesa, el propio proceso de desmantelamiento de la factoría de As Pontes generará empleo. Su previsión es la de poder recolocar allí a trabajadores de las empresas auxiliares. “Priorizaremos la contratación de personas del entorno para acometer los trabajos de desmantelamiento, así como el posterior desarrollo de las nuevas instalaciones renovables que se acometerán”, explican desde la firma. La compañía indica que el proceso de desmontaje de la factoría de A Pontes puede generar en torno a 130 empleos directos, “con puntas de trabajo de hasta 200 personas”.

Sobre el papel, el plan de transición de la compañía de Juan Sánchez-Calero parece cerrado. Sin embargo, la plantilla alberga muchas dudas. “Los planes expuestos este viernes tanto para la factoría de As Pontes como para la de Carboneras (Almería) son muy similares a los que se pusieron en marcha en Ponferrada y Aragón, en los que solo se garantiza la recolocación de la plantilla propia, pero nada de la auxiliar, más allá de los que tendrán en cuenta para el proceso de desmantelamiento”, dicen desde el comité de empresa.

“No estamos posicionados para tener grandes plantas termosolares o fotovoltaicas. Fuera del viento, que está copado, y el agua, que está explotada, poco más tenemos en nuestro entorno”, reflexionan. 

La Xunta carga contra Gobierno y empresa

La Xunta de Galicia ha sido muy crítica tanto con el anuncio de Endesa como con la actuación del Gobierno central. El conselleiro de Economía, Francisco Conde, emplazó a ambos actores a llegar a un acuerdo para “revertir la situación”."No podemos estar de acuerdo con el cierre que se está adoptando porque tiene un impacto directo sobre el empleo", advirtió.

Por su parte, el Ministerio para la Transición Ecológica aseguró este viernes que “velará activamente para que Endesa cumpla sus compromisos de mantener los puestos de trabajo en las centrales de As Pontes y Carboneras y de reactivar las zonas en las que se encuentran”.

En el caso de la planta de As Pontes, Transición Ecológica confía en que las pruebas de combustión con biomasa arrojen un resultado positivo y permitan mantener activos dos grupos. Un extremo que no está para nada asegurado, teniendo en cuenta que las primeras pruebas realizadas evidenciaron que la generación de energía por este método no era rentable en la central gallega.

 

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad