Protesta de los trabajadores de Alcoa frente a la planta de San Cibrao en Lugo / EFE

El tijeretazo en la subasta eléctrica condena a Alcoa

Alcoa asegura que el recorte del 95% en la subasta de interrumpibilidad, hasta los 4,4 millones, hace "inviable" la "producción de aluminio en España"

Tijeretazo histórico en la puja de energía por la que suspiraban Alcoa, Ferroatlántica o Celsa. La subasta de interrumpibilidad para el primer semestre de 2020 que organiza el Ministerio para la Transición Ecológica ha repartido apenas 4,38 millones de euros entre la industria electrointensiva y dispara las alertas en Alcoa.

"Con este coste de energía, la producción de aluminio primario en España es inviable", asegura la multinacional americana en un comunicado. En él revela que "está analizando la situación y su impacto en nuestras operaciones" en un momento en el que todos los focos apuntan a su planta de San Cibrao, que este año cerrará con unas pérdidas de 60 millones de euros y que en 2020 sufrirá otra escalada en su factura energética.

20 veces inferior

El importe es 20 veces inferior a los 95 millones de euros adjudicados en la subasta del pasado mes de junio y que ya eran considerados insuficientes por aquellas empresas que más afectadas se ven por la subida de la factura energética, como es el caso de Alcoa, Ferroatlántica o Celsa.

El recorte en los megavatios ofertados (pasan de 2.340 a 1.000), unido al elevado número de pujadores (un total de 118 empresas) ha tumbado los precios en esta subasta, en la que se ha repartido cada megavatio a un precio medio de 8.764 euros, frente a los 81.220 euros de la pasada convocatoria.

Ferroatlántica, también al límite

Los malos resultados de la subasta de interrumpibilidad también amenazan con asestar otro golpe a Ferroatlántica. Los sindicatos temen que la compañía reactive el expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para su planta de Sabón, que hasta ahora permanecía aparcado por los altos niveles de ocupación (cercanos al 100%) con los que cuenta su plantilla tras haber asumido labores que hasta ahora desempeñaban las auxiliares.

El ERTE planteado en su día por la dirección de la empresa tenía una duración de dos años y que afectaba al 100% de la plantilla en tandas rotatorias de cuatro meses.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad