Imagen de la central térmica de As Pontes. E.P.

Así obligará el Gobierno a Endesa y Naturgy a crear empleo en Galicia

Endesa y Naturgy tendrán que garantizar empleo en As Pontes y Meirama para no perder su conexión a la red eléctrica ni sus usos de agua

Esta semana Endesa, la dueña de la central de As Pontes, puso las cartas boca arriba. La compañía propiedad de la italiana Enel anunció la fecha en la que paralizará la actividad térmica en A Coruña y en la planta de Litoral, en Almería: 2022. El anuncio cayó como un jarro de agua fría sobre los trabajadores de la eléctrica y los empleados de la industria auxiliar. También sobre la Xunta de Galicia de Alberto Núñez Feijóo y el ayuntamiento que dirige el socialista Valentín González Formoso, que saben lo que se juega una comarca que puede quedar deprimida si la transición energética no se desarrolla correctamente. Además, si cercana está la fecha en la que Endesa dejará de tratar carbón en As Pontes, mucho más próximo está el cierre efectivo de la planta de Naturgy en Meirama, cuya actividad acabará el próximo verano. La noticia hizo que este jueves el Gobierno gallego se apresurase a exigir “transparencia” tanto al ejecutivo de Pedro Sánchez como a la propia Endesa a la hora de hacer públicos los planes de transición que se llevarán a cabo. Pero lo cierto es que, de forma silenciosa, la pasada semana, el Ministerio de Transición Ecológica aprobó un Real Decreto que puede impactar de forma notoria en los futuros planes que Endesa y Naturgy tienen reservados para los territorios de As Pontes y de Meirama.

Con la nueva normativa en vigor (el pasado día 27 fue convalidada por la Diputación Permanente en el Congreso), las eléctricas perderán la conexión a la red de las centrales que cierren. Lo mismo ocurrirá con la concesión del uso de aguas asociadas a las plantas. Para mantenerlas deberán pasar por un proceso abierto, al que también podrán presentarse otros proyectos, y en el que primará la creación de empleo como criterio fundamental. Desde Endesa, este jueves, no se hacían comentarios sobre la medida.

Medidas para fomentar el empleo

El Real Decreto explica que, a día de hoy, el Ministerio para la Transición Ecológica tramita las solicitudes de cierre de 8 de las 14 centrales de carbón existentes en España. Estas primeras dejarán de funcionar antes del 30 de junio de 2020. Es el caso de Meirama en Galicia, pero también de las térmicas que Endesa posee en León y en Teruel,cuyo proceso de desmantelamiento marcará el camino que se siga en As Pontes. El decreto evidencia que estos cierres tendrán un alto impacto en comarcas en las que se asientan. “Por este motivo, y ante los inminentes cierres, resulta ineludible la adopción inmediata de una regulación del acceso a la red en los nudos afectados por los cierres de centrales térmicas de carbón y de las concesiones de uso privativo de aguas tras el cierre de estas instalaciones de generación”, reza la normativa, que especifica que en su nuevo otorgamiento se tendrán en cuenta “criterios sociales, económicos y medioambientales que permitan, de manera inmediata, la creación de empleo y el desarrollo de territorios con escasas alternativas económicas”.

Es decir, si Endesa o Naturgy quieren mantener tanto en As Pontes como en Meirama sus concesiones de acceso de evacuación a la red y de uso de aguas tendrán que participar en un proceso en el que el Gobierno analizará los proyectos que se presenten y en los que se ponderará la creación de empleo y la movilización de la actividad económica en la comarca. El nuevo planteamiento de Pedro Sánchez trastoca los planes iniciales de las empresas, que cuentan con esas conexiones para, aseguran, invertir unos 10.000 millones de euros en proyectos renovables, ya que tienen la obligación de aplicar planes de reindustrialización en las comarcas en las que llevan a cabo cierres.

El caso de Endesa en Teruel

Fuentes del Ministerio de Transición Ecológica explican que estas medidas se han puesto en marcha por la necesidad "de favorecer" la empleabilidad de las comarcas donde se producen cierres de factorías. Recuerdan, además, que la semana pasada aprobó una partida de 7 millones de euros iniciales de ayudas a las que pueden optar los municipios afectados por el cierre de las térmicas. As Pontes no podría acceder aún a estas ayudas, aunque sí Meirama.

Aunque por el momento no se han hecho manifestaciones públicas, la medida no gusta a las eléctricas. El Real Decreto ha tenido especial incidencia en Teruel ya que, precisamente allí, el socialista Javier Lambán presiona a Endesa para que incremente sus inversiones en las inmediaciones de la central de Andorra, una de las que cerrará el próximo año y donde la compañía tiene proyectado la creación de una gigantesca planta fotovoltaica en la que preveía aprovechar la capacidad de red que quedaría libre tras el cierre de la térmica.

La tarde de este jueves, cerca de 4.000 personas se manifestaron por las calles de Ferrol en defensa del empleo en la comarca. Presentes estaban todos los sindicatos y todos los partidos."Exigimos a la Xunta, al Ministerio de Industria y de Transición Ecológica, que sin políticas de implantación de nuevas industrias, evidentemente vamos a sufrir, porque esta comarca fue pensada con el soporte de la industria", reclamó González Formoso, el alcalde de As Pontes.

 

 

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad