Imagen de la central térmica de As Pontes. E.P.

Endesa, sin vuelta atrás: solicita el cierre de As Pontes

La compañía, en manos de la italiana Enel, solo garantiza los 174 empleos directos de As Pontes mediante recolocaciones y en tareas de desmantelamiento

De las palabras a los hechos. Endesa solicita oficialmente el cierre de las centrales de carbón de As Pontes y Carboneras. El grupo energético, participado por la compañía italiana Enel, ha presentado este viernes la solicitud formal de cierre de las centrales térmicas de carbón importado de ubicadas en As Pontes y en Almería.

La eléctrica asegura que la "profunda modificación" de las condiciones de mercado por el incremento en el precio de los derechos de emisión de CO2 y la caída "significativa" del precio del gas han reducido la competitividad de esas plantas, sin que existan perspectivas de mejora en el futuro.

Según Endesa, la compañía garantizará los puestos de trabajo de los empleados de las dos plantas (unos 174 en As Pontes y 113 en Carboneras) mediante un proceso de recolocación, medidas formativas y su participación en las tareas de desmantelamiento.

Sustituirá la planta por renovables

Asimismo, Endesa propone, dentro de los planes de acompañamientos presentados para cada emplazamiento, sustituir el cierre de estas dos centrales con el desarrollo de proyectos renovables por más de 3.000 megavatios (MW), con unas inversiones totales de casi 2.800 millones de euros.

Concretamente, la energética propone sustituir en Galicia los 1.468 MW térmicos de la central por 1.505 MW renovables en el periodo 2020-2026, con una inversión de unos 1.580 millones de euros y la generación de unos 1.250 empleos directos de media anual en los seis años de la fase de construcción y 125 en la de operación y mantenimiento.

Para Andalucía, contempla en el periodo 2020-2026 la construcción de unos 1.520 MW de potencia solar y eólica en Almería, donde se ubica la central, con unos 1.200 millones de euros de inversión y la creación de unos 700 empleos directos de media anual en los seis años de la fase de construcción y 110 en la de operación y mantenimiento, y 2.535 MW más para el resto de Andalucía.

El pasado mes de septiembre, la energética ya anunció la decisión de promover la discontinuidad de la actividad de estas centrales debido a las condiciones del mercado.

Tras los pasos de León y Teruel

Desde ese momento, la compañía indica que ha venido analizando alternativas de funcionamiento de las plantas mediante el empleo de biomasa que, sin embargo, no ha resultado satisfactorias, tanto desde un punto de vista técnico y medioambiental como económico, lo que las hace inviables.

Así, Endesa, al igual que hizo con las centrales de Compostilla (León) y Andorra (Teruel), aunque en el caso de estas plantas estaban condenadas al cierre ya que no se habían abordado las inversiones necesarias para que cumplieran con los nuevos límites de emisiones establecidos por la Unión Europea que entrarán en vigor el 30 de junio de 2020, ha optado por el cese de la actividad en As Pontes y Carboneras.

Derecho de desistimiento

No obstante, el grupo se reserva el derecho de desistimiento de esta petición, en su conjunto o parcialmente, en el supuesto de que, como consecuencia de las pruebas adicionales de combustión con distintas mezclas de combustible, tanto en la central de As Pontes como en la de Carboneras, que se realizarán en los próximos meses, pudieran variar los resultados y garantizar la viabilidad de las plantas.

Auxiliares

En lo que respecta a las empresas auxiliares que prestan actualmente servicio para las plantas de As Pontes y Carboneras, Endesa afirmó que "priorizará la contratación de personas del entorno" para acometer los trabajos de desmantelamiento de ambas plantas una vez aprobada la solicitud, así como en el desarrollo de las nuevas instalaciones renovables que se propone llevar a cabo en las zonas de las dos centrales.

Para esas personas están previstos programas adicionales de formación que se implantarán para la generación de empleo local. Asimismo, la compañía fomentará para la ejecución de sus nuevos proyectos renovables la compra de materiales a proveedores locales que impulsen el desarrollo industrial verde de la zona.

Cuatro años para desmantelar As Pontes

Para el desmantelamiento de las instalaciones de As Pontes (que cuenta con cuatro grupos de generación) se estima una duración de alrededor de cuatro años, más las tareas previas, que generarán en torno a 130 empleos directos con puntas de trabajo de hasta 200 personas.

 

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad