Casa de cambio en una calle de Buenos Aires. La difícil situación económica de Argentina amenaza los proyectos de Copasa y San José en el país | EFE

La crisis de Argentina pilla a Copasa y San José con proyectos millonarios

stop

Argentina solicita la ayuda del Fondo Monetario Internacional en un momento en el que empresas como Copasa y San José apuestan con fuerza por el país

Pablo Barro

Economía Digital 

Casa de cambio en una calle de Buenos Aires. La difícil situación económica de Argentina amenaza los proyectos de Copasa y San José en el país | EFE

A Coruña, 10 de mayo de 2018 (04:55 CET)

Llueve sobre mojado en Argentina, un país que no acaba de sacudirse los efectos de la última crisis para meterse en la siguiente. Esta vez, la imposibilidad de mantener a raya el dólar ha obligado al Gobierno de Mauricio Macri a tomar medidas excepcionales. La última, solicitar un rescate al Fondo Monetario Internacional doce años después de haber roto relaciones con el organismo.

De nada sirvió la subida al 40% de los tipos de interés o la venda de dólares en el mercado de divisas para enfriar su cotización. De ahí que se plantee reducir el déficit desde el 3,2 al 2,7% metiendo la tijera al gasto público, una decisión que puede trastocar los planes de las constructoras gallegas Copasa y San José, con millonarios proyectos en el país.

Hace apenas unos días se conocía el interés de la empresa ourensana por pujar por el mayor contrato de obra pública en Argentina. En concreto, la firma que preside José Luis Suárez luchará por los 6.000 millones de dólares para el diseño, construcción, ampliación, mejora, mantenimiento y explotación comercial por un plazo de 15 años de varias carreteras repartidas por todo el país.

En el caso del grupo de Jacinto Rey, Argentina es el país elegido para replicar la Operación Chamartín. En este caso el proyecto se denomina Parque Lagos y comprende la transformación del barrio La Matanza, en las proximidades de Buenos Aires. Las cifras asustan: 1,2 millones de metros cuadrados para levantar un complejo con 28 torres y 20.562 viviendas en 35 manzanas que rodearán el lago existente en la zona, que contará con una gran zona verde a su alrededor.

Destino exportador

Pero las constructoras no son las únicas empresas gallegas afectadas. En el país también están presentes Inditex, con 10 tiendas de Zara, su buque insignia, y PSA-Citroën. Tampoco hay que olvidar el peso de las firmas vinculadas al mar, como Pescanova, Iberconsa, Pereira o Videmar.

Todas ellas tienen importantes intereses en el país. De hecho, el sector naval y el automovilístico (PSA envía vehículos despiezados que después ensamblan en el país) concentran buena parte de las exportaciones gallegas a Argentina. En el último año se han disparado un 103% –un crecimiento solo superado por Indonesia, gracias al barco realizado por Freire para su Armada– hasta rozar los 200 millones de euros.

Galicia representa el 15,5% de las exportaciones españolas al país austral, el segundo proveedor por detrás de Cataluña (28,1%). En 2017 logró enderezar una incercia de tres años de descensos. Sin embargo, el rescate del FMI, que Bloomberg cifra en 30.000 millones de dólares, podría truncar ahora esa progresión y también los planes de futuro de las empresas gallegas en Argentina.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad