stop

Anjoca, la empresa de Ángel Jove, debe retornar parte de las millonarias ayudas recibidas para construir cuatro hoteles en Canarias

Rubén Rodríguez

Economía Digital

El Supremo obliga a Ángel Jove a devolver 5,5 millones en ayudas. En la imagen, hotel Elba Sara de Fuerteventura y el empresario Ángel Jove

en A Coruña, 25 de mayo de 2017 (07:00 CET)

Ángel Jove Capellán, dueño del grupo inmobiliario y turístico Anjoca, deberá devolver parte de las millonarias ayudas que recibió a cuenta de los incentivos regionales para desarrolar un macro proyecto turístico en Canarias. Entre 2003 y 2008, la filial insular del grupo, Anjoca Canarias, recibió 15,2 millones de fondos públicos para la construcción de tres hoteles de 4 estrellas, uno de 5 estrellas y un campo de golf en el municipio de Antigua.

Cumplió con lo exigido el hermano de Manuel Jove, con excepción del compromiso de creación de empleo. Como avanzó este medio ya en 2015, la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos detectó el incumplimiento y calculó que Anjoca debía devolver 4,05 millones de las subvenciones recibidas. Jove llevó al asunto a los tribunales. El contencioso administrativo lo ha resuelto el Supremo este mes de mayo, desestimando el recurso presentado por Anjoca Canarias y obligando a la empresa a devolver parte de las ayudas. En total, asciende a 5,5 millones la cuantía a retornar, al sumarse los intereses de demora.

La filial Canaria de Anjoca factura más de 50 millones y reparte importantes beneficios al grupo turístico e inmobiliario de Ángel Jove

La filial canaria es una de las piezas más ilustres del grupo. Según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil, maneja unos ingresos anuales superiores a los 50 millones y tuvo un resultado de explotación en 2015 de 10,3 millones. La empresa presentó ante la Sala de lo Contencioso una batería de doce alegaciones que no prosperaron.

El motivo del litigio fue la constatación de que el compromiso de creación de empleo en los proyectos desarrollados por parte de Anjoca no se cumplió, pues las ayudas exigían crear y mantener durante dos años 508 puestos de trabajo, mientras que la sociedad solo pudo acreditar 373, según consta en la sentencia.

Anjoca solo pudo acreditar 373 puestos de empleo de los 508 que se comprometió a crear a cambio de las ayudas

Jove alegó de todo. La caducidad del expediente de reingreso y la consiguiente nulidad de la reclamación al estar prescrita, el cálculo erróneo del empleo generado al “no computarse desde su inicio los contratos eventuales convertidos en indefinidos”, incluso la crisis económica como causa de “fuerza mayor” que provocó el incumplimiento.

Todos los argumentos fueron rechazados por el Supremo, que desestimó el recurso y declaró incumplidas la condiciones en materia de creación de empleo de la ayuda. Anjoca devolverá casi la tercera parte de lo recibido. 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad