Ángel Jove dice adiós a la crisis del ladrillo: multiplica por cuatro sus beneficios

stop

Las ventas consolidadas de Anjoca superan los 107 millones, un 13% más, gracias a la aportación de la actividad hotelera y de los centros comerciales

Hotel Elba en Fuerteventura y Ángel Jove Capellán

en A Coruña, 19 de septiembre de 2016 (23:57 CET)

Ladrillo y turismo. El clásico vuelve a dar alegrías a Ángel Jove, al frente de un grupo promotor y hotelero del que cuelgan hasta una veintena de empresas. El empresario coruñés, hermano mayor de Manuel Jove, controla Anjoca, que llegó a multiplicar por cuatro su beneficio neto en 2015, hasta los 8,8 millones de euros, frente a las ganancias de 2 millones que había firmado un año antes. El beneficio de explotación del grupo consolidado se multiplicó por dos, hasta los 10 millones. 

La crisis es historia para Ancoja.  Un dato refuerza la idea. Catorce de un total de dieciocho sociedades del grupo consolidado presentan beneficios, según la memoria de la compañía. La recuperación del turismo tiene mucho que ver en los resultados del grupo. De hecho, el área hotelera ha incrementado su facturación en diez millones de euros, evolución que se une a la aportación al margen de los centros comerciales. 

Menos promociones

La compañía destaca que a todo ello se une un importante repunte de la facturación del área constructora y una caída significativa en la división de promoción, lo que da como resultado una cifra de negocio que se situó en 107,6 millones de euros el año pasado, un 13,7% superior a la del ejercicio precedente. El resultado de explotación se fue a los  10,09 millones, frente a los 5,1 millones del ejercicio 2014, y  el ebitda (resultado antes de intereses, impuestos, amortizaciones y depreciaciones) alcanzó los 31,5 millones de euros, casi un 50% superior al del 2014. El beneficio antes de impuestos fue de 11,49 millones. 

La actividad del grupo se desarrolla en Galicia, Andalucía, Baleares, Cantabria, Madrid y Canarias, que son las de mayor relevancia dentro de la cifra global de negocio. Anjoca cuenta además una importante cartera de suelo en Asturias, y en Murcia. 

Más hoteles

Anjoca firmó el año pasado la adquisición de un complejo hotelero en Lanzarote, con 360 habitaciones que se extienden a lo largo de una superficie de cien mil metros. Este año ha procedido a la transformación total del complejo para elevarlo a la categoría de cuatro estrellas e incorporar los estándares de Hoteles Elba, la cadena del grupo. 

Anjoca procedió en 2015 a amortizar una póliza de crédito que mantenía con la Sareb, el banco malo, y optó por aportar parte del precio en forma de terrenos que tenía en el polígono de Gaxín, en Avilés. De esta forma, el total de la deuda con entidades financieras se ha situado por debajo de los 125 millones de euros, 25 millones menos que en 2014 y poco más de cuatro veces la capacidad del grupo de generación de ebitda recurrente. 

La clave del tamaño que ha adquirido Anjoca está en los hoteles. De los 107 millones de ventas el año pasado, algo más de 73 millones procedían de esta división, frente a los 13,5 millones de arrendamiento de locales de centros comerciales o los 11,6 millones de la construcción. La venta de promociones se redujo en un año a algo más de la mitad, con 3 millones de euros en ingresos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad