Cien trabajadores de Alcoa protestan frente a la Xunta. Imagen: EDG
stop

La compañía traslada a Wall Street que prevé un impacto negativo de entre 80 y 100 millones por el ERE, pero su resultado mejorará en 60 millones al año

en A Coruña, 17 de enero de 2019 (05:00 CET)

Alcoa cerró el año pasado con 227 millones de dólares de beneficio, unos 200 millones de euros. La compañía ha comunicado a la bolsa de Nueva York sus resultados del cuarto trimestre, que coincidieron en el tiempo con el preacuerdo con los trabajadores de las plantas de A Coruña y Avilés tras tres meses de disputa. El plan pactado con los sindicatos para mantener solamente las fundiciones de las factorías --además de la torre de pastas de A Coruña-- y los cerca de 300 despidos a partir del 30 de junio le costarán entre 80 y 100 millones, según las estimaciones de la compañía.

Alcoa matiza que, dependiendo del resultado final del proceso, la carga podría elevarse un máximo de 118 millones de euros. En todo caso, no es un mal pronóstico para la multinacional, pues prevé mejorar su resultado neto entre 60 y 70 millones al año a partir del tercer trimestre del actual ejercicio con la reestructuración en España. Es decir, en 2021 habrá compensado los gastos del ERE. Todas las estimaciones, dice Alcoa, están pendientes de la ratificación del acuerdo por parte de los trabajadores.

Suben los ingresos y la rentabilidad

El informe de resultados muestra unos ingresos de 11.800 millones de euros en 2018, un 15% más, y un ebitda ajustado de 2.700 millones, con un crecimiento del 27% respecto al año anterior. Curiosamente y a pesar del tijeretazo en Avilés y A Coruña, Alcoa prevé un crecimiento de la demanda global de aluminio de entré el 3% y el 4%.

Alcoa sustentó sus 200 millones de beneficio el año pasado en un gran arranque de año y un último trimestre en línea con las previsiones de los analistas, reportando 38 millones de beneficio. Supone volver a los resultados positivos tras las pérdidas de 36 millones del trimestre anterior. La empresa atribuyó a las ganancias de la alúmina la recuperación, que se logró pese a un leve descenso en las ventas respecto al trimestre anterior por el desplome de los precios en Brasil, donde tiene tres plantas. A cierre de año, el grupo tenía en caja 965 millones y una deuda neta de 614 millones. 

La compañía también ve riesgos en la alúmina, que produce la planta de San Cibrao en Lugo, pues estima que a lo largo de 2019 se generará un superávit de producción debido a la expansión de la producción en China, un actor clave también en el mercado del aluminio. 

Hemeroteca

Alcoa
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad