La secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas
stop

Industria saca pecho por el preacuerdo pero asegura que no puede garantizar el 100% de los empleos de las plantas de Alcoa más allá del 30 de junio

en A Coruña, 16 de enero de 2019 (15:04 CET)

Lejos del compromiso que pedían los trabajadores, el Gobierno solo promete “esfuerzo para buscar la mejor solución” para las plantas de Alcoa, que en base al preacuerdo alcanzado la madrugada del miércoles, mantendrá los 686 puestos empleos de las factorías de A Coruña y Avilés hasta el 30 de junio. A partir de entonces, las instalaciones operarán con 205 trabajadores para mantener las fundiciones, otros 44 serán prejubilados y varias decenas recolocados en el complejo lucense de San Cibrao.

Para los otros 300 empleados todavía no hay solución y el Ejecutivo tampoco ofrece más compromiso que el de trabajar por su recolocación. La secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas, ha indicado que ese compromiso de garantías "no forma parte del preacuerdo" y que tanto el Gobierno como el resto de administraciones tan sólo pueden asumir la responsabilidad de trabajar para "recolocar a todos los efectivos que están en peligro".

"Vamos a trabajar por la recolocación de todos los trabajadores, pero no es un compromiso que pueda ser abiertamente escrito en esos términos. El compromiso es nuestro esfuerzo de buscar la mejor solución, pero los resultados no dependen del Gobierno. Contamos con seis meses que nos dan un tiempo para buscar soluciones definitivas", concluyó.

Contactos con posibles inversores

El secretario general de Industria, Raül Blanco, consideró que el acuerdo alcanzado in extremis es bueno y que “va a ayudar mucho” a encontrar un comprador para las plantas. Hizo referencia al compromiso de Alcoa de asumir el coste, a razón de 20 millones por planta, de reactivar las cubas de electrolisis, que en los próximos 30 días se detendrán de manera ordenada. Es la maquinaria de mayor consumo energético de las plantas.

Blanco reveló que hay contactos con posibles inversores por parte de las distintas administraciones implicadas, sin profundizar más, y asumió que tanto por el tiempo como por el compromiso de inversión de Alcoa, el escenario es “mejor”.

Industria saca pecho por el acuerdo

Tanto la ministra de Industria, Reyes Maroto, como el secretario general del departamento, valoraron muy positivamente el preacuerdo alcanzado por empresa y sindicatos. La ministra recalcó que el Ejecutivo trabajó de manera “muy intensa” y coordinó “desde el primer día” la búsqueda de soluciones, tanto a la hora de buscar un inversor como de minimizar el impacto de los cierres con los que amenazaba Alcoa.

A su juicio, con la multinacional norteamericana, así como con Cemex o Vestas, el Gobierno ha demostrado “que puede solucionar importantes crisis industriales”.

Los sindicatos piden más

Los sindicatos consideran que el preacuerdo es bueno sindicato "dentro del abismo en que se estaba", y han mostrado su disposición a defenderlo para que sea ratificado por los trabajadores de las plantas, ya que supone "ganar tiempo" para buscar inversores y para la creación por el Gobierno del estatuto para los electrointensivos. Sin embargo, lamentan que no exista un compromiso “más contundente” del Ejecutivo.

"El Gobierno nos ha dicho que va a estar detrás de nosotros, que va a apoyar, pero no tenemos un compromiso tangible por parte del Gobierno que certifique que puedan seguir trabajando todos los trabajadores a partir del 1 de julio. Se puede estar con un mensaje mucho más fuerte", apuntó el presidente del comité de empresa de Alcoa en Avilés, José Manuel Gómez de la Uz.

Hemeroteca

Alcoa
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad