Adriana Domínguez dirigirá la renovación y modernización de la firma textil
stop

Tras las nuevas pérdidas, Adolfo Domínguez pone en marcha desinversiones no estratégicas e inicia la búsqueda de nuevas fuentes de financiación

en A Coruña, 19 de noviembre de 2018 (05:00 CET)

¿Es posible que una empresa pueda soportar diez años de pérdidas, con un lapsus de un ejercicio, 2015, al generar atípicos por ventas de inmuebles? Parece que sí. Es el caso de Adolfo Domínguez, cuya gestión está actualmente en manos de Adriana Domínguez, hija del fundador del grupo. La compañía sigue en pérdidas, que deterioran su patrimonio y, este ejercicio, incluso repercuten en su solidez financiera.

De acuerdo con los informes semestrales presentados en la CNMV, Adolfo Domínguez mantiene una posición financiera neta positiva desde el cierre del ejercicio 2015. Este indicador, que mide el apalancamiento financiero de la compañía y se calcula como la diferencia entre la deuda financiera y los activos financieros líquidos, se sitúa en el primer semestre del año en 6,4 millones, y el grupo alude a una mejora del 12,6%, sobre los 5,7 millones de los primeros seis meses del año pasado. Aparentemente, todo en orden.

Adolfo Domínguez: año crítico

Es la variación de la posición financiera neta de Adolfo Domínguez este mismo año lo que enciende los motivos de preocupación entre los analistas, por su deterioro.  En febrero de este año, cuando arranca su ejercicio fiscal, estaba situada en 10,2 millones. Ha vuelto a caer, casi a la mitad, en seis meses. 

La posición financiera neta, que se calcula a partir de  la deuda a corto y largo plazo menos la tesorería  y las inversiones financieras temporales, no es el resultado de un aumento del endeudamiento en el grupo ourensano, sino de un brusco descenso del efectivo en caja y equivalentes. Todo ello hace que la posición financiera de Adolfo Domínguez sobre su pasivo total pase de casi el 49% en febrero a poco más del 29% actualmente.

Los resultados, las pérdidas, en resumen, deterioran la estructura patrimonial de Adolfo Domínguez, que no solo reduce tiendas, sino también, en sus tripas, lo hace con las reservas. Todos los parámetros financieros de Adolfo Domínguez siguen en rojo, aunque mejoran sensiblemente con los cambios introducidos. ¿Son suficientes?

La clave del plan de desinversiones

En los seis primeros meses del año el grupo ha perdido 2,8 millones, casi la mitad que el año pasado. Esta evolución, en el tiempo, incide en su estructura patrimonial. De hecho, según las cuentas presentadas a la CNMV, Adolfo Domínguez tiene unas reservas acumuladas a 31 de agosto de 69,2 millones. En el arranque de 2017 se situaban en casi 100 millones de euros. Por su parte, el patrimonio neto de Adolfo Domínguez ha caído en diez millones si se tiene en cuenta todo el 2017 y lo que lleva del presente ejercicio.

Es por ello que el grupo va con todo en los cambios. De hecho, anuncia en la CNMV que la generación de recursos financieros que permitan hacer frente a la nueva estrategia pasa por varias palancas. Entre ellas, cita "posibles desinversiones no estratégicas de determinados activos, búsqueda de nuevas fuentes de financiación y de los propios recursos generados progresivamente por el negocio".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad