Casado (izquierda) y Feijóo, en una reunión del PP en A Coruña. EFE/Cabalar

Las elecciones gallegas refuerzan a Feijóo frente a Casado

El presidente gallego se presenta a las autonómicas mucho más fuerte que en abril, mientras que Ayuso, la apuesta de Casado, se ve salpicada por la polémica

Todo indica que Galicia volverá a las urnas el próximo julio. Lo hará igual que el País Vasco. El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, se reunió este jueves con los grupos de la oposición para conocer su postura a respecto de la fecha de los comicios. Lo mismo hizo en lehendakari Urkullu. En los dos casos, queda claro que la decisión está en manos de ambos mandatarios, como así les faculta la ley. Tanto el líder gallego, del PP, como el vasco, del PNV, se amparan en informes sanitarios y jurídicos, que, en su mayoría, abogan por el verano como fecha más propicia para acudir a las urnas ante posibles rebrotes de otoño.

Al margen del criterio sanitario, la realidad es que Feijóo se presenta mucho más fuerte a la nueva cita electoral de lo que estaba a principio de año. Los populares no las tenían todas consigo en los comicios que estaba previsto celebrar el 5 de abril y que fueron paralizados tanto en Galicia como en el País Vasco por la alerta sanitaria. Entonces, las encuestas decían que un tripartito formado por PSOE, BNG y Galicia en Común podía desalojar al político de Os Peares de San Caetano. Hoy, esa opción torna especialmente complicada, y así lo avalan distintas encuestas efectuadas días antes del inicio del confinamiento. Un hipotético triunfo de Feijóo volvería a dejar en evidencia las distancias con el líder de su partido, Pablo Casado. El mandatario gallego apenas se ha referido al mismo desde que comenzó el confinamiento. Por contra, incluso a nivel estatal, se ha hecho un hueco mediático como presidente de una comunidad donde el impacto de la pandemia no ha sido especialmente virulento (a pesar, eso sí, de sumar ya más de 600 muertes). 

Feijóo frente a Ayuso

Para una parte del partido, Feijóo, junto con el barón andaluz Juan Manuel Moreno Bonilla --ambos, dirigentes que han solicitado mayor moderación a Casado-- salen reforzados de la crisis del Covid-19. Mientras tanto, una de las principales apuestas de la dirección del PP, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, atraviesa momentos especialmente tensos debido a la polémica suscitada por su estancia durante el confinamiento en un hotel de la cadena Room Mate, propiedad del empresario Kike Sarasola y de Sandra Ortega, la primera empresaria de Galicia en cuanto a patrimonio (retiene un 30% del grupo).

En su última comparencia pública esta semana, los medios preguntaron a Feijóo acerca de la polémica de Ayuso. El líder gallego salió por la tangente: no se manifestó ni a favor ni en contra, solo indicó que no tenía información sobre el tema.

La vuelta del "candidato libre"

Distintas voces no oficiales dentro del PP gallego explican que, "en este momento, Feijóo va muy por libre" con respecto a Casado. El punto de inflexión se produjo, precisamente, a cuenta de las autonómicas del 5 de abril, nunca celebradas. "Fue público, le molestó mucho el empeño de la cúpula de Casado por presentar una lista conjunta en donde estuviese Ciudadanos", recuerdan. Efectivamente, las diferencias entre el gallego y el presidente del PP volvieron a evidenciarse en aquella altura. Feijóo se negó en redondo e, incluso, en los primeros actos de precampaña, minimizó la presencia del logo del partido.  

En su primer gran acto de la precampaña electoral, el 15 de febrero y ante un auditorio Mar de Vigo abarrotado, el líder del PPdeG exhibió músculo y se procalmó como "un candidato libre". "No seré rehén de ningún partido, ni tan siquiera del mío, porque soy servidor de todos los gallegos", dijo, para insistir en que su único compromiso era el que tenía con Galicia. Una frase, por cierto, que volvió a esgrimir al final de su última intervención en el Parlamento autonómico la pasada semana, ante los grupos de la oposición. 

La partida con Ciudadanos

La fuerte oposición de Feijóo a una coalición en Galicia con Ciudadanos, frente a los postulados de pesos pesados como Cayetana Álvarez de Toledo, se convierte ahora en otra de las derivadas que afianza la postura del gallego frente a Casado. El acercamiento de Ciudadanos al PSOE para sacar adelante la prórroga del estado de alarma y, de nuevo en Madrid, los choques entre Ayuso e Ignacio Aguado (C´s) en los últimos tiempos, refrendan las tesis del político gallego.

Pero, si bien la distancia entre Feijóo y Casado parece agrandarse de nuevo (de una forma más sutil, eso sí, que en anteriores episodios), las fuentes consultadas por este medio descartan que, en cualquier caso, el presidente autónomico tenga en mente un nuevo intento de saltar a la política a nivel estatal. "Esa opción quedó desechada en su momento y no hay nada más", dicen. Eso sí, sostienen que la evidencia de cisma "beneficiará al PSOE". "Al final, es el Gobierno el que ha permitido, con su acuerdo con el PNV, que Galicia pueda celebrar unas elecciones en las que, ahora mismo, todo parece indicar que Feijóo revalidará la mayoría absoluta". Al hilo de esa reflexión, recuerdan que el barómetro mensual de abril del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) incluía, por primera vez, al presidente gallego como una de las opciones a escoger por la ciudadanía a la pregunta de a quién preferiría para liderar el Gobierno de España durante la crisis sanitaria.

Un artículo de C.D.P.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad