La Fiscalía Superior de Galicia recaba datos sobre la situación de los mayores en los centros de la comunidad ante el Covid-19. E.P.

Así es el plan de la Xunta para frenar contagios en las residencias

El personal de las dos residencias habilitadas por la Xunta en Ourense y Santiago para recibir a mayores con coronavirus liminará el contacto exterior

“Mínimo contacto con el exterior”. Esa es la directriz que el Gobierno gallego ha marcado para el personal trabajadores que ha contratado para atender las residencias integradas de Baños de Molgas (en Ourense) y Porta do Camiño (en Santiago). Estos dos centros serán los que recibirán a los mayores que, estando en residencias de la tercera edad, hayan sido diagnosticados con coronavirus. Es necesario reducir los contagios en estos espacios, que en la comunidad alcanzan superan en estos momentos el centenar de personas. 

Así lo ha explicado este jueves el Gobierno gallego en un comunicado en el que también ha precisado que las instalaciones de estas residencias seguirán "controles estrictos de desinfección frecuentemente".

Habilitados ya estos centros, las autoridades sanitarias decidirán si la persona enferma es trasladada a una de las dos residencias o si, por el contrario, puede permanecer aislada en el centro en el que reside habitualmente. Esta decisión ha sido tomada por la Xunta de Galicia para intentar frenar los brotes de Covid-19 que se están expandiendo en las residencias de mayores gallegas y que a día de hoy cuentan con 109 infectados (88 usuarios y 21 trabajadores).

Tranquilidad también en los ayuntamientos

Por este mismo motivo, la Administración autonómica ha establecido que el personal que trabaje en las instalaciones habilitadas en Baños de Molgas "se hospedará en un establecimiento contiguo a la residencia". Así, pretenden trasladar un "mensaje de tranquilidad" a la vecindad de este municipio ourensano, ya que "ambos centros contarán con un control sanitario intensivo" y los pacientes "serán trasladados al hospital siempre que lo requieran".

De esta manera se "garantizan los controles sanitarios y la seguridad" en las dos residencias a través de las "medidas más estrictas exigidas en los protocolos sanitarios".

Traslados iniciados

Así se actuará sobre Baños de Molgas, que consta con espacio suficiente para 93 personas y en Porta do Camiño, para 84. Los pacientes de Pontevedra y Ourense se trasladarán al primero y los de Lugo y A Coruña al segundo.

Los primeros usuarios ya llegaron el martes al centro ourensano, fueron once personas que vivían en la residencia San Carlos de Celanova que dieron un resultado positivo. En la de Santiago se prevé comenzar a trasladar pacientes este jueves, después de haber desplazado a sus usuarios al Hotel Congreso de Teo, para liberar el espacio y no ponerlos en riesgo.

Ante esta situación de excepcionalidad, la Xunta ha agradecido a los profesionales sanitarios y de cuidados su trabajo en esta residencia integrada, así como solicita la colaboración de empleados de este ámbito para garantizar la mejor atención a las personas mayores.

 

 

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad