Viviendas en construcción. En España se levantarán 80.000 nuevos hogares hasta el 2020. ED/archivo

Las inmobiliarias advierten al Santander: "No permitiremos que hunda el mercado"

stop

La patronal gallega pide a sus abogados que estudien casos de competencia desleal en caso de que Botín venda los inmuebles del Popular a "precios de derribo"

en Ourense, 11 de junio de 2017 (04:47 CET)

 

¿Será el Banco Santander la nueva Sareb? La absorción del Popular por parte de la entidad que preside Ana Botín ha generado un nuevo foco de tensión en el mercado de la vivienda. El Santander ha engullido alrededor de 36.800 millones en riesgos vinculados al ladrillo, que fueron el auténtico lastre del dueño del Pastor, sin músculo financiero suficiente para controlar los activos dañados que acabaron por hundirlo.

El primer mensaje del Santander tras el euro desembolsado para hacerse con el banco fue contundente. Primero, una ampliacion de capital de 7.000 millones y un incremento de las coberturas de improductivos hasta situarse en el 67%, bastante por encima de la media del sector. Después, salidas masivas de activos, con el objetivo de reducir a la mitad la cartera de dañados en apenas dos años.

Es este último mensaje el que preocupa en el sector inmobiliario. “No estamos dispuestos a que la venta de una entidad financiera desestabilice nuevamente el mercado”, dice Benito Iglesias, presidente de la Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias. Desde su perspectiva, el mercado ha logrado consolidar una recuperación que costó horrores conseguir. Entre 2012 y 2014, un sector que sufría desde el estallido de la crisis, se desestabilizó por completo, con un frenazo del volumen de negocio y un hundimiento de los precios.

Los activos recibidos del Popular afectan sobre todo a las provincias de Pontevedra y A Coruña, especialmente a las ciudades y a algunas zonas costeras

Ahora temen que el Santander echa por tierra el camino andado y actúe como una segunda Sareb, a quien culpan de actuar en favor de la desestabilización de los precios. “Queremos expresar públicamente nuestra preocupación. Esperamos que el Santander esté a la altura de las circunstancias. El sector inmobiliario gallego no va a permitir una desestabilización de precios y un hundimiento del mercado de la vivienda porque una entidad financiera contribuya negativamente a su recuperación, ahora que nuestro sector ha vuelto a crear empleo, ha conseguido reducir el stock de vivienda nueva hasta poco menos de 25.000 unidades y está drenando el stock de vivienda usada”, insiste Iglesias.

La preocupación es tal que en Fegein ya han dado instrucciones a sus abogados para que estudien posibles actuaciones en caso de que el Santander decida operar con precios de derribo, algo que afectaría sobre todo a las provincias de Pontevedra y A Coruña por los activos absorbidos del Popular. En Fegein destacan que tanto Vigo como la ciudad herculina habían mostrado una buena recuperación en los dos últimos años, pero serían las más afectadas junto a algunas zonas costeras.

La inmobiliaria del Popular tiene a la venta 7.645 inmuebles en Galicia, valorados en 1.209 millones

“Queremos saber cuál es la hoja de ruta de Banco Santander. Nos parece bien que se quiera desprender de los activos del Popular, pero a precio de mercado, no a precio de derribo”, concluye Iglesias.

¿Qué hará el banco? El objetivo de reducir a la mitad los activos problemáticos en un periodo de dos años no ha cambiado. El banco tiene como posibilidad conformar paquetes de activos y colocarlos a bajo precio a los fondos. También cuenta con las inmobiliarias Altamira y Aliseda, de la que hereda un 45% que tenía el Popular. Aliseda tiene a la venta 7.645 inmuebles en Galicia, valorados en 1.209 millones, casi el mismo volumen de adjudicados (inmuebles recibidos por impagos) que declaró el Popular en sus últimos resultados trimestrales, 1.160 millones. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad