Blackstone toma el control del negocio inmobiliario del Popular. En la imagen, Ana Botín (EFE) y Stephen Schwarzman (Reuters), cofundador y CEO de Blackstone

Blackstone suma a su alianza con el Santander las 10.000 viviendas de Testa

stop

El fondo Blackstone toma el control de la inmobiliaria Testa por 984 millones; compartirá accionariado con Banco Santander y Acciona

Economía Digital Galicia

Blackstone toma el control del negocio inmobiliario del Popular. En la imagen, Ana Botín (EFE) y Stephen Schwarzman (Reuters), cofundador y CEO de Blackstone

en A Coruña, 17 de septiembre de 2018 (13:06 CET)

Blackstone ha dado un paso más en su alianza con Banco Santander tras la adquisición del ladrillo tóxico del Popular que lo convirtió en uno de los principales actores inmobiliarios de Galicia. El fondo norteamericano se ha hecho con el control de la socimi Testa Residencial al adquirir el 50,01% del capital por 984 millones. A través de esta operación suma a su cartera unas 10.600 viviendas distribuidas por territorio español, la mayoría en Madrid y Barcelona. La inmobiliaria también tiene activos en Galicia, aunque de escasa importancia en el total de la cartera.

Blackstone compró la totalidad de las participaciones de BBVA (25,2%) y de Merlin Properties (16,95%), el dueño de Marineda City. También vendió un 7,76% el banco de Ana Botín, que permitió al fondo de inversión obtener una participación de control en la sociedad inmobiliaria. La operación valora Testa en 1.895 millones.

El gigante inmobiliario Blackstone

De esta manera, Blackstone compartirá accionariado con el Santander, segundo accionista al mantener alrededor del 29% de la socimi. Los dos grupos también son aliados en Quasar, la sociedad en la que volcaron el ladrillo tóxico del Popular y que tiene entre sus altos cargos a la gallega Susana Quintás Veloso, hija del expresidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro, Juan Ramón Quintás Seoane, y efímera directora general del Pastor. El otro accionista de Testa, con un 20%, es Acciona, que quedó al margen de la operación.

Blackstone consolida así su posición en el mercado inmobiliario español. En la cartera del fondo estadounidense figuran, además del 51% del negocio inmobiliario del Popular, la firma de gestión de activos Anticipa, la socimi Fidere, titular de unas 2.700 viviendas de protección oficial de Madrid, un 51% en la inmobiliaria Aliseda, 1,2 millones de metros cuadrados de superficie logística, casi 100.000 metros cuadrados de oficinas y 83.000 metros cuadrados de locales comerciales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad