stop

El fondo estadounidense Blackstone gestionará más de mil millones en ladrillo tóxico del Popular en Galicia, además de la cartera de Aliseda

Rubén Rodríguez

Economía Digital

Blackstone toma el control del negocio inmobiliario del Popular. En la imagen, Ana Botín (EFE) y Stephen Schwarzman (Reuters), cofundador y CEO de Blackstone

en A Coruña, 08 de agosto de 2017 (22:11 CET)

La crisis financiera y los excesos de los banqueros con el ladrillo abrieron de par en par las puertas del mercado español al fondo de inversión Blackstone, un gigante con más de 100.000 millones en activos inmobiliarios que entre 2013 y 2014 destinó 3.800 millones a adquirir viviendas en España.

Ahora, ya consagrado como el primer inversor extranjero en el ladrillo patrio, ha firmado con la entidad que preside Ana Patricia Botín la mayor operación inmobiliaria de la historia del país, que le permitirá irrumpir en Galicia como el principal actor del sector junto con Abanca y Sareb.

Blackstone se ha hecho con el 51% del negocio inmobiliario del Popular. El Santander cede así el control de activos problemáticos adquiridos con la compra del dueño del Pastor con un valor contable de 30.000 millones.

El Santander confirmó la operación justo después de que Bruselas diera el 'ok' definitivo a la compra del Popular

El banco confirmó el anunciado traspaso del negocio inmobiliario. “integrado por la cartera de inmuebles adjudicados, créditos dudosos procedentes del sector inmobiliario y otros activos relacionados con esta actividad de Banco Popular y sus filiales, incluyendo los activos fiscales”, poco después de que Bruselas diera el 'ok' definitivo a la absorción del Popular por parte del Santander.

Con la operación, el fondo de capital riesgo se hace con 1.158 millones en activos adjudicados en Galicia, según el último balance que presentó Emilio Saracho a cierre del primer trimestre del año. A esto hay que sumar Aliseda, la inmobiliaria del Popular que comercializa 7.645 propiedades en la comunidad con un valor en libros superior a los 1.200 millones de euros. En esa lista hay desde fincas que valen unos cientos de euros a naves industriales que pueden superar el millón. 

Blackstone irrumpió en España en 2013, con la economía tocando fondo, y se ha convertido en el principal actor del sector junto a Sareb, por lo que su actuación será clave para el comportamiento del mercado de la vivienda.

El Popular comercializaba a través de Aliseda inmuebles en Galicia valorados en más de 1.200 millones

La operación se cerrará en el primer trimestre de 2018, “una vez obtenidas las autorizaciones regulatorias pertinentes”, aclara el Santander, y se materializará con la constitución de una nueva sociedad participada en un 51% por el fondo y en un 49% por el banco. Allí se traspasarán los activos. Santander atribuye un valor neto de 10.000 millones la cartera en España, a la que habría que sumar el 100% de Aliseda.

Botín consuma el objetivo de buscar una salida rápida al ladrillo del Popular, que pasará a estar gestionado por Blackstone, y desconsolida todo ese lastre de su balance financiero, logrando mejorar sus ratios de capital. La operación no tendrá impacto "en resultados en tanto que el valor de los activos está ya ajustado en los estados financieros de junio, y se estima que tendrá un efecto positivo en el capital CET 1, “phased in”) de Banco Popular de 64 puntos básicos", comunicó el banco a la CNMV. No desveló el precio de la venta, si bien aseguró que no generará plusvalías.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad