José María Fernández de Sousa-Faro, presidente de Pharmamar
stop

El hundimiento en bolsa de Pharma Mar se une a un plan de bajas laborales al que ha destinado este año casi dos millones en indemnizaciones

en A Coruña, 17 de octubre de 2018 (05:00 CET)

A José María Fernández de Sousa-Faro todo el viento le sopla en contra. La evolución de Pharma Mar en bolsa, con un descalabro que este martes a media sesión superó el 7%, para acabar con una caída del 1,6%, es la consecuencia, y no el origen, de sus problemas. Ni la venta de Xylazel, cerrada en septiembre a Azko Nobel por 21,8 millones, logra aliviar la presión vendedora sobre el valor. Porque Pharma Mar esconde otros problemas relacionados con su propio modelo y sus expectativas.

De puertas afuera, la compañía biotecnológica se enzarza con la Comisión Europea, a la que ha llevado ante el Tribunal de Justicia de la UE por la denegación de la autorización para comercializar el medicamento para uso humano Aplidin. Hacia dentro, en su propia casa, Fernández de Sousa-Faro ha activado un plan de reducción de costes que afecta directamente a la plantilla.

El plan de bajas laborales

El plan de bajas laborales se ha saldado en los primeros seis meses del año con indemnizaciones por importe de 1,7 millones de euros, prácticamente el doble lo  destinado a despidos en el primer semestre de 2016, cuando fueron 850.000 euros. Así consta en la cuenta de resultados de la compañía, así como unos razonamientos claros y meridianos que acompañan a su memoria semestral. Básicamente, Pharma Mar activa los despidos a consecuencia del fracaso de sus antitumorales.

"A consecuencia de la suspensión de ciertos proyectos de investigación (Aplidin) o de algunos ensayos clínicos (Corail, básicametne el Zepsyre en cáncer de ovario), así como a la ralentización de otros ensayos clínicos en marcha, Pharma Mar ha rescindido algunos puestos de trabajo relacionados con los mismos", explica la compañía de Fernández de Sousa-Faro. "A la fecha de cierre de los presentes estados financieros (es decir, en el primer semestre de 2018) las indemnizaciones laborales consecuencia de estas acciones ascendían a 1,7 millones".

Más deuda por las indeminizaciones

La compañía no encuentra explicación a su caída en bolsa, como apuró en comunicar a primera hora de la tarde de este martes a la propia Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), pero sin embargo sí que tiene explicación para el incremento de su endeudamiento. Y tiene mucho que ver con esos costes laborales en los que ha incurrido.

"La deuda neta del grupo a junio se ha incrementado en 22,7 millones de euros con respecto a diciembre 2017, a consecuencia de varios factores", dice Pharma Mar. Entre ellos,  apunta al "coste de las indemnizaciones laborales por el recorte de costes operativos y el efecto en el cash-flow de las sociedades del segmento de química de gran consumo, al ser consumidoras netas de caja en el primer semestre".

Más de una treintena de bajas

Pharma Mar, que no cuenta con un comité de empresa formalmente constituido, se ha desprendido de una treintena larga de trabajadores este año, a decir por lo que declara a la CNMV. En concreto, a treinta de junio de este ejercicio contaba en plantilla, como grupo consolidado, con una nómina de 696 trabajadores. Un año antes, en el primer semestre de 2017, su plantilla media rondaba los 721 empleados.

El número medio de empleados del grupo llegó a ser al cierre de 2017 de 727 personas (713 en 2016). El segmento de oncología contaba con 416 trabajadores, por unos 53 en diagnóstico, mientras que los pertenecientes al segmento de química de gran consumo ascendían a 215 profesionales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad