Manifestación de los trabajadores de Poligal / CIG

Peralada, un imperio a la sombra de Pujol detrás del cierre de Poligal

La familia Suqué, propietaria del holding que lleva al cierre a Poligal, controla tres casinos en Cataluña y tiene vínculos históricos con Convergencia

El concurso de acreedores y cierre de Poligal, con el despido de algo más de cien trabajadores, lleva la firma de la familia Suqué, propietarios del Grupo Peralada, tan diversificado como internacionalizado. Y detrás del grupo, que al margen del negocio industrial controla bodegas y casinos en Cataluña y Latinoamérica, siempre estará la sombra del pujolismo.

La cercanía al poder y la complicidad con el nacionalismo encarnado por Jordi Pujol son dos rasgos que definen históricamente a los Suqué, propietarios de un holding al que siempre se le ha atribuido ser uno de los clásicos financiadores de Convergència. Ese relato tiene su parada en una de las patas del negocio familiar: los casinos. Artur Suqué, el patriarca, lideró durante décadas el grupo de juego, ocio y vinos Peralada. Actualmente, sus hijos Javier y Miguel Suqué Mateu, llevan las riendas del conglomerado.

Carmen Mateu, en el centro, con su marido Artur Suqué y sus hijos Miguel, Javier e Isabel.

Carmen Mateu, en el centro, con su marido Artur Suqué y sus hijos Miguel, Javier e Isabel.

El fuerte de los casinos

En España gestionan tres de los cuatro casinos de Cataluña, ubicados en Barcelona, Peralada y Tarragona, y han entrado también en el sector del juego online, aunque con distinta suerte. De una facturación conjunta que ronda los 300 millones de euros para el total del grupo, solo el Casino de Barcelona genera la mitad del beneficio. Esta división optó por expandirse a Latinoamérica con la firma de una alianza con el grupo argentino Boldt, con quien explota al 50% cinco casinos ubicados en Argentina, Uruguay y Chile.

Inverama es la sociedad del grupo cabecera para casi todos los negocios, a excepción del juego, que pivota sobre Invergaming, así como los vinos y los cavas. Inverama controla las participaciones industriales (Poligal y Cumar, entre otras), el club de Golf de Peralada, los casinos de Argentina, las inmobiliarias y las sicav de la familia. Invergaming, por su parte, es el eje que tradicionalmente agrupa los casinos de Barcelona, Tarragona y Peralada, así como el de Chile y el online.

Planta de Poligal en Narón / Poligal

Planta de Poligal en Narón

La falta de apuesta en Narón

La de Poligal es a todas luces una clara falta de apuesta inversora por parte del Grupo Peralada en los últimos años, en beneficio de Portugal y de Polonia, donde también tiene presencia. Durante 2012 se instala una planta de cogeneración en Narón y un año después arranca la nueva línea de regranulado dicha fábrica, que permite mejorar la reutilización de los residuos generados en el proceso de extrusión para su aprovechamiento en la fabricación de películas para aplicaciones específicas. Hasta ahí.

Durante los últimos años, la apuesta ha estado clara. En 2016  Poligal instala una nueva metalizadora híbrida en la planta de Arcos, en Portugal. Ese mismo año inicia la construcción de una nueva fábrica en Polonia. Un año después,  Poligal arranca la producción en la nueva planta polaca, con una cuarta línea. Narón dejó de ser una apuesta para la familia Suqué.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad