Imagen del buque 'Supply' que Navantia ha entregado para la Armada Australiana / Navantia

Navantia-Ferrol se despide de su penúltimo encargo antes del parón

El astillero ferrolano dice adiós al primero de sus dos buques encergados por Australia tras exprimir su penúltimo contrato antes de las F-110

Navantia se despide del primero de los dos buques logísticos AOR para la Armada de Australia. La embarcación ha zarpado desde el muelle número 9 del astillero de Ferrol e inicia una singladura que se prolongará durante 35 días hasta su llegada a la base naval que la Real Marina de Australia tiene en Garden Island, cerca de la ciudad de Perth, con el objetivo de completar su entrega definitiva en diciembre.

El agregado naval de la Embajada de Australia en España, el capitán de navío Tim Bails, ha trasladado, durante el acto de despedida este miércoles su "agradecimiento a todos los equipos que han contribuido al diseño, construcción y materialización de las piezas hasta la partida en su largo viaje hacía Australia", mientras que el director de Navantia en la Ría de Ferrol, Jorge Filgueira, ha recalcado que "con este acto se celebra también que otra pequeña porción de Australia ha sido construida en España, en la ciudad de Ferrol". "Un privilegio que ya hemos celebrado en dos ocasiones anteriores y que volveremos a celebrar cuando el segundo buque AOR sea entregado", ha resaltado, en referencia al único encargo de nueva construcción que Navantia-Ferrol tiene en cartera antes del inicio de la primera de las cinco fragatas F-110 para la Armada Española, que no se iniciará hasta el año 2022.

La cronología del contrato

El buque logístico Supply, diseñado para brindar suministro de combustibles y víveres a otro tipo de embarcaciones, está basado en el BAC Cantabria de la Armada Española, al que se le han adaptado aquellas peticiones realizadas desde la Marina australiana, que formalizó el contrato para este buque y otro más en el mes de mayo del año 2016. Para el inicio del corte de chapa del primero de los buques hubo que aguardar más de un año, hasta junio de 2017 y se colocó la quilla en la grada cinco meses más tarde, en noviembre.

Un año después, en noviembre de 2018, se materializó la botadura de la nave, y se realizaron las pruebas de mar durante los primeros días de este mes de agosto, para comprobar en aguas próximas a la costa de Ferrol el funcionamiento de su elementos y equipamientos. Según Navantia, en la construcción de este buque se han empleado 1,5 millones de horas de trabajo, que representa una carga de trabajo anual para unos 1.800 operarios, de ellos 330 empleados directos, 530 de la industria auxiliar y más de 900 empleados indirectos generados por otros suministradores.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad