Vista exterior de la planta de Frinsa en Ribeira

Los dueños de Frinsa se forran: dividendo de 22 millones

La conservera de Ribeira, una de las grandes distribuidoras de marca blanca, gana 31 millones y entrega un dividendo galáctico a la familia Carregal

La conservera gallega Frinsa ha cerrado su último ejercicio con 31,1 millones de beneficio, prácticamente idéntico al obtenido en 2018. La compañía, uno de los referentes europeos en la producción de marca blanca para distribución, facturó 524 millones, un 3% más, y completó los dos mejores años de su trayectoria, marcando récords de ventas y ganancias, un 40% superiores a las de 2017.

El propio grupo admite que “va a ser difícil mantener los beneficios de 2020 en los niveles alcanzados en los últimos años, pero incluso un nivel de beneficio inferior permitiría abordar el futuro con tranquilidad”. España, que es el gran mercado de la conservera, fue la plaza más rentable, con un resultado antes de impuestos de 36,7 millones, seguida por la filial de Singapur, que obtuvo unos beneficios antes de impuestos de 2,4 millones.

Los dividendos

La compañía que dirige Ramiro Jorge Carregal Varela, hijo del fundador, reparte todos los años millonarios dividendos a cuenta de sus resultados. La propuesta de distribución de este ejercicio asciende a 22,02 millones, exactamente la misma remuneración que en los resultados de 2018.

Según explica Frinsa en su memoria de ejercicio, el 9 de enero del año pasado repartió un dividendo de 2,02 millones, al que siguieron otros dos de 10 millones cada uno en junio y septiembre. Desde el año 2015, la sociedad ha repartido más de 70 millones en dividendos.

La conservera está plenamente controlada por la familia Carregal. El actual administrador único, Carregal Varela, controla el 35,9% de la empresa; mientras que su padre, el histórico empresario Ramiro Carregal Rey, tiene el 64,1% de la compañía.

Los mercados de Frinsa

El grueso de los ingresos de Frinsa, que cuenta con filiales en Alemania, Italia, Portugal, Rumanía, Polonia, Reino Unido y Singapur, proceden de España y Portugal, donde facturó casi 204 millones. En el resto de la Unión Europea ingresó 312,1 millones, mientras que en el resto de mercados alcanzó los 8,8 millones en ventas.

Precisamente es en el mercado internacional donde más avanza la facturación, pues en la Península Ibérica los ingresos se rebajaron en siete millones respecto al ejercicio precedente. En la Unión Europea, sin embargo, avanzaron más de un 10%, mientras que en el resto de mercados las ventas se duplicaron.

Frinsa, que compró el año pasado el 50% de la portuguesa A Poveira, cerró ejercicio con un patrimonio neto de 106 millones y con 400 millones en activos.  

Un artículo de R. Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad