Los trabajadores de Alcoa en Viveiro se manifiestan con cascos de Liberty. E.P.

Liberty quiere expandir el negocio de Alcoa al aluminio reciclado

GFG Alliance indica al comité de empresa que buscará una solución energética renovable al 85% para Alcoa y se abrirá a nuevas oportunidades de negocio

El comité de empresa de Alcoa San Cibrao viajó este miércoles a Madrid para conocer de primera mano el plan industrial y energético que Liberty, la compañía del conglomerado GFG Alliance, tiene para la planta de aluminio primario, por la que está negociando con el gigante industrial estadounidense. Aunque las líneas maestras del plan del inversor británico ya habían sido adelantadas por el propio Gobierno central (tratar de rebajar la factura eléctrica a partir del hidrógeno verde) el presidente de la representación social, José Antonio Zan, ha indicado que los del magnate Sanjeev Gupta les han presentado un proyecto industrial "claro y conciso" que cuenta con el aval del los gobiernos autonómico y central. Es por eso que ha conminado a Alcoa a "dejar de poner impedimentos" para permitir la venta cuanto antes.

Pero, ¿cuál es el proyecto de Liberty? Las distintas fuentes sindicales consultas por Economía Digital Galicia explican que se trata de un plan a largo plazo. GFG asegura que está dispuesta a abordar inversiones en la planta de aluminio primario de A Mariña para transformarla en una "planta de primer nivel" que sea capaz de competir dentro del sector del aluminio y que genere "productos de alto valor añadadido de muy alta competencia". Y es que, aunque este no sería un objetivo inmediato, Liberty tiene la intención de expandir el negocio de Alcoa al margen de la producción de aluminio primario y abrirse, entre otras, "al negocio del reciclaje de aluminio".

Energía eólica

Al margen de las nuevas oportunidades de negocio, el plan de GFG se basa en reducir la enorme factura energética de la planta de aluminio primario. Para eso, y como ya adelantó al inicio de las negociaciones, busca una solución renovable. "Su intención es tener una solución energética que sea renovable al 85%", explican fuentes de los sindicatos participantes en la reunión. Para eso, tiene en meten distintas opciones, como es el caso de la planta de cogeneración y la hidrógeno verde, que se proveerá de fuentes de energía renovable. La energía solar, pero también la eólica, algo que, hasta el momento, no se había mencionado. 

No obstante, estas soluciones no son inmediatas, ya que la implantación de la infraestructura necesaria para poder transformar en 'verde' la planta de aluminio primario de Alcoa llevará años. Mientras tanto, Liberty espera contar con la 'ayuda' del Gobierno central, que justo este miércoles ha indicado que su previsión pasa por aprobar el Estatuto para el Consumidor Electrointensivo este octubre, después de numerosos meses de retraso.

¿El Estatuto llegará el octubre?

Así lo ha indicado este mismo miércoles el secretario general de Industria, Raül Blanco, que ha comparecido en la Comisión de Industrial del Congreso. El dirigente ha indicado que durante el año pasado los grandes consumidores eléctricos, entre ellos Alcoa, recibireron 172 millones de euros en compensaciones por costes indirectos en emisiones de dióxido de carbono (CO2), 61 millones en lo que va de 2020. El futuro texto regulatorio contempla, entre otras medidas, la creación de un Fondo de Reserva de Garantías para entidades electrointensivas, que cubrirá los riesgos de contrataciones bilateriales de electricidad entre las empresas y productores renovables y que se dotará de 200 millones de euros anuales para sus tres primeros años de vida.

Con estas cartas sobre la mesa, los sindicatos emplazan ahora a Alcoa a "abandonar el bloqueo" y favorecer el traspaso de la planta, llegando a un acuerdo antes del plazo fijado para el remate de las negociaciones, el 27 de este mes. "En estos momentos tenemos encima de la mesa esta opción que propone Liberty House por lo que, desde nuestro punto de vista, aún con las reservas y las dudas que pueda generar, sería imperdonable que entre todas las partes no fuesemos capaces de lograr que la planta saliese adelante", indica el secretario general de la CIG, Paulo Carril, quien sostiene que Alcoa está tratando de "boicotear" el proceso de venta. "Está dificultando las negociaciones con el único objetivo de justificar lo que lleva buscando desde hace meses: el cierre del aluminio", advierte.

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad