Imagen de la protesta frente a la subdelegación del Gobierno en Lugo por el cierre de Alcoa

Nuevo paso atrás en la negociación entre Alcoa y Liberty

Tan solo un día después de que el comité de empresa indicase que Alcoa y Liberty acercan posturas, la dueña de San Cibrao dicen que "no hay avances"

Nuevo jarro de agua fría de Alcoa a su plantilla, que apuesta porque la multinacional americana llegue a un acuerdo con Liberty House (del conglomerado GFG Alliance) para la venta de San Cibrao. El viernes, representantes de los trabajadores expresaron de forma pública su creencia acerca de que las distancias entre ambas compañías se estaban acercando. Sin embargo, en la tarde de este sábado, Alcoa ha remitido a los medios un comunicado que semeja un paso atrás en toda regla. En el mismo, indica que "cuatro días después de la fecha límite establecida por GFG Alliance para llegar a un acuerdo sobre las condiciones generales de venta de la planta de aluminio de San Cibrao, la compañía respondió a la propuesta de Alcoa con mayores demandas y sin mostrar ningún avance para un transacción en términos comerciales razonables".

Siempre según la versión de Alcoa, las principales discrepancias radican en la planta de alúmina, que está fuera del proceso de venta, pero que Liberty necesita para poder asegurar un suministro a largo plazo. "A pesar de la oferta de Alcoa de transferir la planta de aluminio por un euro GFG exige opciones exclusivas para controlar la refinería de alúmina de San Cibrao y continúa demandando un contrato de suministro de alúmina a 20 años al margen de las prácticas comerciales actuales", indica. 

Inventario de alúmina

Otra de las quejas que expresa Alcoa es que Liberty no estaría dispuesta a "comprometer fondos propios para asegurar la viabilidad de la planta". Ahora, según Alcoa, suma a sus demandas una nueva, que pasaría por contar con un inventario de alúmina de 90 días, "cantidad que la planta no puede almacenar", por un valor aproximada de 30 millones de dólares. "A pesar de sus afirmaciones anteriores, de que está dispuesta a asumir todas las pérdidas en curso y responsabilidades de la planta de aluminio, GFG solo ha ofrecido pagar un máximo de un millón de euros al mes, suma sustancialmente menor que las pérdidas mensuales actuales, hasta un máximo de 6 millones de euros en total", esgrime también Alcoa, que asegura que la planta de aluminio primario genera unas pérdidas de un millón de euros semanales.

"Hemos superado las fechas de la primera fase dentro de las 6 semanas de negociación y, si bien Alcoa ha hecho concesiones sustanciales para facilitar una transacción, GFG continúa planteando solicitudes no razonables fuera de los límites del acuerdo firmado con los representantes de los trabajadores el 13 de agosto", sentencia la multinacional de Pittsburgh. La fecha para alcanzar un acuerdo acaba el próxomo 27 de septiembre.

Un artículo de C.D.P.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad