Protesta de los trabajadores de Alcoa ante el ERE planteado por la multinacional en la planta de Lugo / E.P.

Liberty quiere conocer 'las tripas' de Alcoa antes de hacer una oferta

Liberty House prevé realizar una due diligence a la planta de San Cibrao, mientras que Alcoa avisa de que la venta se ha de basar en términos razonables

Ya han arrancado las negociaciones entre Liberty House, la filial del gigante GFG Alliance y Alcoa por la planta de aluminio primario de San Cibrao. El plazo de las mismas acaba el 28 de septiembre. La multinacional americana tan solo negociará con este potencial comprador, que cuenta, a priori, con el aval del Gobierno central, el autonómico y los sindicatos. Sin embargo, nada es sencillo. Este jueves se ha celebrado la mesa multilateral entre empresa, administraciones y representantes de los trabajadores en la que se ha explicado que Liberty aun no ha hecho una oferta monetaria y es que antes quiere conocer cuál es el estado exacto de la planta de aluminio de San Cibrao. Por eso, entre el 31 de agosto y el 11 de septiembre realizará una due diligence, proceso habitual en este tipo de compras. Se trata der una investigación o auditoría llevada a cabo por consultores externos que examinan con lupa las distintas áreas del activo en venta. Normalmente, como este caso, suele durar entre dos y tres semanas.

Será en base a los resultados de la due dilligence, cuando Liberty sepa a qué inversiones se enfrenta si adquiere la planta, cuando haga su oferta. De momento, Alcoa, que este mediodía ha enviado un comunicado, deja clara la necesidad de buena voluntad por ambas partes.

"Términos comerciales razonables"

La compañía americana indica que "ha mantenido varias reuniones con el potencial comprador", que "se están iniciando las negociaciones" y que "trabaja con diligencia con el propósito de lograr una venta responsable que garantice la viabilidad de la planta y preserve el empleo bajo una nueva propiedad".

Eso sí, la empresa también eleva la presión sobre Liberty. "El proceso de venta se desarrollará siguiendo las fases que Alliance GFG (Liberty House) ha propuesto y no se podrán incorporar nuevos potenciales compradores al proceso de venta. Según lo solicitado por los representantes de los trabajadores y Liberty House, Alcoa continuará operando las cubas de electrólisis y la fundición durante el proceso de venta, que vence el 27 de septiembre de 2020. Alcoa está trabajando de la manera más eficiente posible en este proceso y su decisión final sobre el proceso de venta se ha de basar en términos comerciales razonables. Como en toda negociación, esperamos que ambas partes contribuyan al acuerdo", advierte la compañía.

Feijóo se reúne con Liberty

En el marco de la reunión multilateral de este jueves, el conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde, ha explicado que el Ejecutivo gallego "ha ofrecido su colaboración desde el punto de vista administrativo y de acompañar las inversiones". El político reveló también que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, mantuvo este mismo jueves una reunión con responsables de Liberty House, en la que les pidió que concreten su plan industrial y que hagan una "apuesta firme" por realizar inversiones que garanticen la viabilidad de las instalaciones.

El calendario marcado por Liberty es el siguiente: en las dos primeras semanas de septiembre se realizará la due diligence, con la que el eventual comprador tendrá una foto real de las actuaciones que, a mayores, debería realizar en la planta tras su compra. En base a esto, presentará una oferta vinculante a Alcoa. En la última fase, apuntó el comité de empresa, se podría cerrar un preacuerdo para la venta, que estaría "a expensas" de la aprobación de todos los organismos pertinentes.

Estatuto Electrointensivo

En esta venta existen otros factores a estudiar, más allá de los propios números de Alcoa. Si Liberty adquiere la planta de aluminio primario se convertirá en cliente de Alcoa, ya que necesita la alúmina de la planta contigua, que no entra en el proceso de compraventa. El comité de empresa quiere reunirse también con Liberty para "tener claro" qué es lo que cada compañía "ve dentro del proceso y lo que no".

Por otro lado, la Xunta de Galicia entiende que también será decisivo en este proceso de compra que el Gobierno central apruebe el Estatuto para el Consumidor Electrointensivo.

Un artículo de C.D.P.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad