Los responsables de las patronales de Ourense, José Manuel Pérez Canal; Pontevedra, Jorge Cebreiros; A Coruña, Antonio Fontenla; y Lugo, Jaime López,  en la sede de la Confederación de Empresarios de Galicia

La patronal, a la desesperada: crea un grupo de trabajo para buscar presidente

stop

La patronal gallega desconvoca la asamblea de este viernes y crea un grupo de trabajo para reformar los estatutos y facilitar la elección de un presidente

Economía Digital Galicia

Los responsables de las patronales de Ourense, José Manuel Pérez Canal; Pontevedra, Jorge Cebreiros; A Coruña, Antonio Fontenla; y Lugo, Jaime López, en la sede de la Confederación de Empresarios de Galicia

en A Coruña, 16 de julio de 2018 (19:41 CET)

Vuelta a la casilla de salida. La patronal gallega ha desconvocado la asamblea prevista para este viernes, el encuentro en el que debería elegirse el nuevo presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia. Era misión imposible. Desde el pasado viernes, cuando se cerró el plazo de presentación de candidaturas, se sabe que nadie se postuló para llevar el timón de la institución y que las confederaciones provinciales, inmersas en fuertes tensiones internas, fueron incapaces de pactar un candidato de consenso.

Ante tan aciago escenario, la junta directiva, que se reunión este lunes en Santiago, decidió cancelar la asamblea electoral y preparar una nueva intentona de dibujar un futuro para la patronal. La última propuesta es convocar un grupo de trabajo "conformado por confederaciones provinciales y asociaciones sectoriales para realizar un estudio que viabilice la elección de la presidencia en el menor plazo de tiempo posible". 

La patronal reformará los estatutos

Este mismo grupo tendrá encomendada la tarea de redactar un borrador para la reforma de los estatutos de la Confederación de Empresarios, aparcando definitivamente el documento que dejó el último presidente, Antón Arias, y retomando uno de los objetivos que comparten prácticamente todas las provinciales. La reforma estatutaria tendrá como principal objetivo facilitar la gobernanza de una institución que ha quemado a tres presidentes en cuatro años por las dificultades para llevar a cabo su plan de gestión. Ni Fernández Alvariño, ni Antonio Dieter, ni Antón Arias fueron capaces de acabar sus mandatos, bloqueados por las disputas internas. 

La posibilidad de establecer una presidencia rotatoria, que pase por las manos de los distintos líderes provinciales, tampoco encontró el consenso necesario, a pesar de formar parte de la propuesta de reforma del coruñés Antón Arias. Pontevedra fue la provincial más virulenta con dicha opción, pues considera que no es una fórmula democrática. 

 

Hemeroteca

CEG
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad