De izquierda a derecha, Marta Ríos (secretaria), José Luis Temes, Agnès Noguera, José Manuel Rubín, Adriana Domínguez (consejera delegada), Adolfo Domínguez (presidente), Valeria Domínguez, Luis Caramés (vicepresidente) y Maite Aranzábal, esta mañana en

Inditex y Adolfo Domínguez, inmunes a la alerta del FMI sobre México

Las textiles gallegas consiguen beneficios millonarios en un país que registra una “incertidumbre creciente” según el Fondo Monetario Internacional

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha hecho un notable recorte en las previsiones de crecimiento de México. El supervisor internacional ha rebajado sus expectativas de crecimiento este año a sólo un 0,4%, mientras que para 2020 hace un recorte de 6 puntos porcentuales, al bajar del 1,9% al 1,3%. Asegura que la “incertidumbre creciente” que atraviesa el país está dañando la inversión. A pesar de los augurios, sin embargo, el país continúa siendo un foco de atracción para la inversión gallega, especialmente en el sector del textil, que encadena resultados al alza desde hace varios años. Para muestra un botón: solo Inditex y Adolfo Domínguez suman resultados millonarios. Su  beneficio en el país antes de impuestos sobrepasó los 120 millones de euros en 2018.

Crecimiento de dos dígitos

México es, de hecho, el mercado más rentable en cuanto a resultados de Adolfo Domínguez. En 2018, el resultado antes de impuestos del grupo ourensano en el país sudamericano fue de 5 millones de euros. Con 126 puntos de venta entre tiendas y corners, el primer semestre del año las ventas totales de la compañía en este territorio ascendieron a 3,3 millones de euros (del total del grupo, de 20,5 millones). Su principal sociedad mexicana, Trespass, consiguió un beneficio el pasado ejercicio de 3,9 millones, ascendiendo su patrimonio neto a 8 millones de euros. Fuentes del grupo ourensano aseguran que tras un 2018 “espectacular” el crecimiento en el territorio americano de la compañía sigue siendo de dos dígitos

Con una plantilla que sobrepasa el centenar de empleados, el modisto ourensano indica en su último balance anual que su evolución previsible pasa por seguir apostando por los mercados internacionales, “como es el caso de México, que viene presentado un buen comportamiento”.

Inditex gana casi 120 millones

Mucho mayor es, no obstante, el posicionamiento del gigante Inditex. La compañía de Amancio Ortega contaba, a cierre del pasado ejercicio con 414 tiendas de sus distintas cadena en México. Con una plantilla a cierre del año pasado de 7.137 personas, la contribución del mercado mexicano al resultado del grupo antes de impuestos fue de 116 millones de euros.

Su implantación en el país de López Obrador se refleja claramente en la red de sociedades que tiene allí radicadas, con unos fondos propios que suman 170 millones de euros: Zara México (14 millones), Oysho México (12 millones), Massimo Dutti (40 millones), Pull and Bear (22 millones), Uterqüe (4 millones), Bershka México (15 millones), Zara Home (11 millones), Zara Home México (11 millones), y las sociedades de venta al público Robustea México (22 millones) y Tempe México (10 millones). 

Europa pesca en río revuelto

Bimba y Lola, la textil de las sobrinas de Adolfo Domínguez, también apuesta por el mercado azteca. Allí contaba, a cierre del pasado ejercicio, con tres sociedades a través de las que opera: Bimba y Lola Import México y Bimba y Lola Servicios México y Bimba y Lola México.

Distintas fuentes del sector textil apuntan a que, a pesar de la incertidumbre generada por el cambio de gobierno (algo a lo que hace referencia el FMI a la hora de rebajar su previsión de crecimiento), el textil europeo y, en concreto, el español vive un momento de auge, debido principalmente. “Muchos operadores locales apuntan a que las tensiones con Estados Unidos están beneficiando en el consumo a las empresas europeas”, explican.

 

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad