La firma de moda gallega Bimba y Lola.

Bimba y Lola se hace global con una red de 15 empresas en el exterior

La compañía de las hermanas María y Uxía Domínguez suma 115 tiendas en el extranjero que le han permitido duplicar su facturación en cuatro años

Bimba y Lola se ha convertido en una de las empresas de moda con crecimiento más rápido de España”. Quien así lo asegura es la propia compañía, que en el último ejercicio superó por primera vez los 200 millones de facturación, duplicando el volumen de negocio que tenía en 2014. Es un hito notable para una empresa que nació en 2006, poco antes de la crisis económica, y que apostó por un acelerado proceso de expansión una vez finalizada la recesión.

La compañía que dirigen María y Uxía Domínguez, desde el año pasado respaldadas por el ex de Inditex José Manuel Martínez Gutiérrez como consejero delegado, pasó de las primeras aperturas en el extranjero en Portugal y París en 2008 a contar con 115 establecimientos fuera de la frontera española a cierre del ejercicio 2018.

Las sobrinas del diseñador ourensano Adolfo Domínguez han apuntalado esta expansión internacional con la creación de una red de empresas en el extranjero, con Latinoamérica como principal plaza. El año pasado constituyeron las sociedades Bimba y Lola Guatemala Diseño, Bimba y Lola Italy, Bimba y Lola Malasia y Bimba y Lola Costa Rica, a la que se sumó Bimba y Lola Ecuador en febrero de este año, según consta en la memoria del grupo.

Con estas nuevas sociedades, la multinacional cuenta con 15 filiales en el extranjero repartidas por 12 mercados. A los anteriores hay que sumar Reino Unido, México, Portugal, Singapur, Chile, Bélgica y Colombia. Las ventas en el extranjero acariciaron el año pasado los 60 millones (46 millones en 2017), mientras que el volumen de ingresos en España, donde cuenta con 168 puntos de venta, superaron los 140 millones.

Beneficios de casi 20 millones

Por mercados, Europa --sin contar España-- aportó 34 millones de ingresos; América, 17,2 millones; y Asia, 7,8 millones.

El rápido crecimiento, a doble dígito en los últimos años (las ventas crecieron un 13% en 2018 y un 14% en 2017) ha hecho que Bimba y Lola duplique las ventas de Adolfo Domínguez, que se situaron en los 87,3 millones el año pasado.

Con sede central en Mos y con Jesús Domínguez, padre de María y Uxía y arquitecto de la expansión Sociedad Textil Lonia (Carolina Herrera y Purificación García), Bimba y Lola logró unos beneficios de 19 millones en su último ejercicio, prácticamente las mismas ganancias que obtuvo en 2018. La empresa, que a pesar de su rentabilidad llegó a sondear su venta el año pasado, maneja 140 millones en activos y tenía un patrimonio neto de 89,1 millones en el arranque de 2019.

Cuánto vale la marca Bimba y Lola

En su memoria de ejercicio, el grupo disecciona los aspectos que considera clave competir dentro del segmento “de lujo accesible”, que exige “un alto grado de diferenciación y un alto nivel de eficiencia comercial y operativa”. Entre las claves, la compañía destaca su “buen posicionamiento de marca” y su “diferenciación”, tanto en el diseño como en el “modelo de tienda singular en cuanto a arquitectura y exposición de productos” y en el “modelo de atención al cliente”.

Pero, ¿cuánto vale la marca Bimba y Lola? La propia empresa le puso un precio de 19,6 millones en mayo de este año, cuando realizó una operación intragrupo en la que la matriz, Bimba y Lola Studio, traspasó a Bimba y Lola SL las enseñas de la multinacional.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad