Imagen de la planta de Enagás en El Musel

Enagás se lanza al hidrógeno, el plan b al carbón que Galicia descarta

La firma sigue los pasos de EDP y, al contrario que Endesa, apuesta por el hidrógeno como alternativa en las comarcas afectadas por la descarbonización

Enagás aprovechará los fondos europeos para la descarbonización como palanca para su macroproyecto para la producción de hidrógeno en Asturias. La compañía movilizará 400 millones de euros para levantar una planta de electrólisis alimentada por energías renovables con el objetivo de producir hidrógeno.

La compañía, a la que Reganosa acusa de orquestar una campaña en su contra para forzar su cierre en Mugardos, quiere aprovechar la regasificadora de El Musel (Gijón) como almacén, según figura en el proyecto que ha presentado ante la Comisión Europea.

Según El Comercio, Enagás enmarca su plan en la iniciativa Hidrógeno para la Acción Climática, impulsado por Bruselas y que aspira a sustituir progresivamente los combustibles fósiles del mix energético por otros no contaminantes. Una premisa que el plan de Enagás cumpliría al alimentar su planta de 100 megavatios con los 200 megavatios de energía solar y, sobre todo, eólica que prevé instalar.

El rumbo de la descarbonización

La iniciativa presentada por Enagás supone el impulso a un nuevo proyecto en torno al hidrógeno similar al que puso en marcha EDP el mes pasado. Y es que la compañía lusa presentó un proyecto piloto de hidrógeno con almacenamiento en la central de ciclo combinado que posee en Ribatejo (Portugal)

"No solo vamos a probar la producción de hidrógeno en las centrales eléctricas de gas, sino también a partir de energía eólica marina", avanzó el consejero delegado de EDP, António Mexia, que sitúa a este clave como esencial para lograr los objetivos de neutralidad de carbono de cara al año 2050.

Además, la compañía se plantea la posibilidad de, si las pruebas arrojan resultados positivos, exportar este modelo de producción de hidrógeno a las centrales térmicas que posee en el Principado, Aboño y Soto del Ribera. Estas son dos de las tres únicas plantas de este tipo que permanecerán en funcionamiento en España una vez que Endesa cierre definitivamente sus centrales, entre ellas, la de As Pontes.

Endesa fía su plan a la eólica

La compañía, propiedad del grupo italiano Enel, no contempla por el momento la reconversión de su central de As Pontes a la producción de hidrógeno. Por el momento, Endesa ha esbozado un plan para amortiguar el impacto del cierre de As Pontes consistente en la instalación de 1.505 megavatios de energía renovable, de los que la práctica totalidad se corresponderían a parques eólicos. 

Toda posibilidad de dar continuidad a la planta de As Pontes pasa por la viabilidad de su plan para sustituir el carbón por biocombustibles. La compañía se comprometió a realizar una segunda tanda de pruebas tras una reunión con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, el alcalde de As Pontes y presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso, con la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.  Los resultados se espera que se conozcan entre finales de enero y el mes de febrero. 

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad