Un cajero de Abanca en Santiago de Compostela (Galicia). EFE

Así se blinda Abanca contra el coronavirus

Al margen de las provisiones millonarias frente al Covid-19, Abanca desarrolla un plan de acción, basado en tres ejes: acción social, empleados y clientes

Abanca, la entidad de Juan Carlos Escotet, cerró el primer trimestre del año con un beneficio neto de 127 millones de euros. La cifra es un 13,2% inferior a la cosechada en el mismo periodo del pasado ejercicio. No obstante, el banco explica que la bajada se debe al hecho de que ha decidido destinar 78 millones de euros a reforzar sus provisiones para hacer frente al deterioro económico que pueda acarrear la pandemia del Covid-19. De no haber destinado esta cantidad a tal fin, el resultado hasta marzo habría repuntando un 0,3% con respecto al primer trimestre de 2019. 

No obstante, al margen de este dato, tanto Escotet como el CEO de la financiera, Francisco Botas, ha hecho un repaso de los mecanismos puestos en marcha por el banco para tratar de minimizar el impacto de la crisis sanitaria y social del Covid-19. Abanca tiene en marcha un “plan de acción” frente al virus que se desarrolla en base a tres ejes: “los empleados del banco, los clientes y el conjunto de la sociedad”.

Empleados

Aunque como sector esencial, Abanca no ha podido echar la persiana desde la puesta en marcha del estado de alarma, la entidad ha favorecido el teletrabajo en todos los casos en los que ha sido posible. “Más de 4.000 empleados de banco, y 800 de diferentes proveedores, desarrollan diariamente su labor en la modalidad de teletrabajo”, explican. 

Clientes

Para evitar los desplazamientos de clientes a las oficinas bancarias, la entidad con sede en A Coruña ha reforzado la funcionalidad de sus canales de banca a distancia, a la vez que ha incrementado los recursos de atención al cliente.

El banquero venezolano ha destacado también los recursos puestos en marcha por Abanca para ayudar a los clientes minoristas, así como autónomos y pequeñas empresas. 

“Entre las medidas dirigidas a los particulares destacan el lanzamiento de productos de financiación para personas en situación de ERTE/ERE, la moratoria financiera para operaciones hipotecarias y personales, la validación automática de condiciones de productos y servicios para clientes que las venían cumpliendo, la condonación de tres mensualidades de alquiler a familias residentes en inmuebles del Fondo Social de Vivienda, y el anticipo de pensiones y prestaciones por desempleo”, destacó.

Empresas y autónomos

De cara a las empresas y autónomos, el banco ha lanzado, entre otras actuaciones, el Plan Anticipar, dotado de 7.900 millones de euros destinados a financiar el tejido productivo. Además, el banco asegura que, en la actualidad, desarrolla “una elevada actividad en la formalización de operaciones de financiación en colaboración con el ICO y otros organismos y entidades, como el Igape. También desarrolla “prórrogas, renovaciones automáticas y ampliación de límites en operaciones de financiación”.“Concretamente con los créditos avalados por el ICO hemos gestionado 9.469 operaciones de pymes y autónomos por un importe de 893 millones y 364 operaciones de corporativa por un total de 547 millones de euros”, apuntan.

Plan social

Por otro lado, Abanca también ha llamado la atención sobre las actuaciones en materia social. Desde el arranque de la pandemia, el banco ha donado 514 equipos, de los cuales 150 son UCIs para los hospitales gallegos así como 72.000 unidades de material de protección en colaboración con Afundación. 

 

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad