stop

Aznar vendió hace catorce años por 1.586 millones ENA, propietaria de Audasa y de otras tres autopistas, todas rentables

en A Coruña, 02 de mayo de 2017 (05:00 CET)

El 2003 fue un gran año para Sacyr, una de las grandes constructoras nacionales que no cotizaban en Bolsa. Ese ejercicio asiste a un vuelco en su gestión y tamaño. Sacyr compra Vallehermoso, y también se hace con el control de la Empresa Nacional de Autopistas (ENA), que tenía como gran activo Autopista del Atlántico (Audasa), adjudicada por el Gobierno de Aznar en mayo. Meses más tarde, una gallego de Betanzos, José Manuel Loureda Mantiñán, uno de los grandes accionistas de la constructora, se hace con la presidencia de la fusionada Sacyr-Vallehermoso, ya con ENA y sus autopistas en el hatillo.

La decisión de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), propietaria de ENA y presidida entonces por Ignacio Ruiz-Jarabo, fue clara. Bajo la atenta mirada de Francisco Álvarez-Cascos, entonces ministro de Fomento, el sector público vendía en mayo de 2003 ENA y todas sus filiales por 1.586 millones de euros a un consorcio liderado por Sacyr.

Un mínimo de 1.100 millones

La SEPI ponía entonces en valor el importe de la operación. "La oferta económica del consorcio adjudicatario es la más alta de las presentadas en sobre cerrado y ante notario, y supera en un 44% al precio mínimo fijado por SEPI en 1.100 millones de euros", decía la SEPI. La privatización de ENA no solo era la de Autopistas de Atlántico. El Estado vendía, junto con el 100% de Audasa, la totalidad de la Autopista Concesionaria Astur-Leonesa y de Autoestradas de Galicia y el 50% de Autopistas de Navarra.

Esos 1.586 millones que pagó Sacyr y sus socios (entre ellas las dos extintas cajas gallegas) también incluían otras participaciones, como Accesos de Madrid, Concesionaria Española, S.A. (11,7 %), Autopista Central Gallega (9 %), Autopista Madrid-Sur, Concesionaria Española, S.A. (10%), las chilenas Concesionaria de los Lagos (11,9 %) y Operadora de los Lagos, S.A. (51 %) y la entonces Autopista Eje Aeropuerto C.E.S.A. (20%).

La nueva venta

Las sociedades que conformaban ENA cuando se privatizó tenían en ese momento concesiones sobre 472,3 kilómetros de autopistas en España, de los que algo más de 215 millones correspondían entonces a Audasa.  El contraste salta a la vista. Casi quince años después de la privatización, las cifras que se barajan en la nueva venta de Itínere, heredera de ENA y actual propietaria de Audasa, no bajan de los 3.000 millones.

El grupo Sacyr tiene ahora clara voluntad de vender su participación en Itínere, matriz de Audasa. La constructora  posee el 15,5 % de las acciones del grupo que explota cinco autopistas en España, y califica su participación como "activo no corriente mantenido para la venta". La valora contablemente en 279,9 millones de euros. En otras palabras, el 100% de Itínere está tasado en algo más de 1.800 millones. Pero ese es solo su valor en libros. Con las cifras que se manejan, la venta de Itínere será otro cantar, y demostrará que la privatización de la rentable Autopista del Atlántico fue algo muy parecido a una ganga.