stop

La plataforma ve incompatible el proyecto con la directiva del agua y recomienda no abrir otra explotación sin restaurar los daños ambientales de la mina previa

en A Coruña, 27 de septiembre de 2017 (11:27 CET)

Como había anunciado, la plataforma Salvemos Cabana ha presentado alegaciones contra el nuevo proyecto minero de Touro, una iniciativa de Atalaya Mining y Explotaciones Gallegas para reemprender la extracción de cobre en la zona. Tras el análisis de la documentación aportada por la sociedad Cobre San Rafael en el proceso de tramitación de los permisos necesarios para la explotación, el colectivo ecologista concluye que el proyecto es incompatible con la directiva marco del agua ( Directiva Comunitaria 2000/60/CE), que considera que el recurso hídrico "es un patrimonio que hay que proteger, defender y tratar como tal" y busca en su planteamiento "una mayor protección y mejora del medio acuático" mediante "la supresión de vertidos y sustancias peligrosas".

Para Salvemos Cabana, este objetivo es imposible de alcanzar “por el inmenso volumen de los distintos tipos de estériles previstos en la explotación y su potencialidad generadora de drenaje ácido de minas”. Señala a este respecto que la impermeabilización prevista por las mineras, con la utilización de geomembrana y geotextil para impedir fugas, no puede garantizar su duración en el tiempo. “Hay que tener en cuenta que el plan post-clausura también tiene una duración concreta por lo que la posibilidad de filtraciones al cabo del tiempo seguirá estando presente una vez superada la fase de cierre de operaciones”, asegura la asociación, que critica que Cobre San Rafael no especifique en su planeamiento las necesidades hídricas de la explotación ni la afectación a manantiales próximos.

La restauración pendiente en la zona

Entre otras consideraciones, Salvemos Cabana cree que no se debe abordar una nueva actividad extractiva en Touro “sin proceder previamente a la restauración completa del desastre ambiental provocado por anteriores operaciones mineras en virtud de la Ley 3/2008 y que además sería preceptivo la realización de un estudio epidemiológico que permita valorar cuáles han sido los verdaderos efectos de la actividad extractiva pasada sobre la salud de la población”.

La plataforma lleva tiempo alertando de los problemas que arrastra la zona por la antigua mina a cielo abieto, derivados fundamentalmente del proceso de oxidación de los sulfuros metálicos presentes en el mineral que filtran vertidos sobre aguas superficiales y subterráneas.

Próximidad a núcleos de población

Para Salvemos Cabana resulta inaceptable que una actividad minera de semejantes proporciones pueda autorizarse en la cercanía de núcleos de población como Arinteiro y Torreis de Arriba, sobre todo teniendo en cuenta las numerosas molestias que se derivan de la actividad extractiva que sólo pueden ser minimizadas con medidas correctoras y compensatorias, pero no suprimidas en su totalidad.

También advierte que los efectos económicos positivos previstos por las mineras y las cifras de empleo son “difícilmente creíbles”. “Sin embargo no profundizan en las muchas e importantes afecciones negativas del proyecto sobre actividades como la agricultura, la ganadería o el sector forestal”, remacha el colectivo.

Por estos motivos solicitan a la Xunta que desestime la autorización administrativa para el nuevo proyecto y pone a disposición de la ciudadanía un formulario básico de alegaciones para que esté a disposición de quien quiera poner objeciones a la nueva explotación. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad