Feijóo y Eva Cárdenas en el acto de toma de posesión como presidente de la Xunta. E.P.

Declaración de intenciones de Feijóo: "La moderación no es debilidad"

Feijóo, visiblemente emocionado, ha prometido su cargo como presidente de la Xunta, asegurando que no buscará fricción sino colaboración con el Gobierno

Pocos actos se recuerdan con un Alberto Núñez Feijóo tan emocionado. El, ya investido, presidente de la Xunta, prometió este sábado su cargo en un acto en el Pazo do Hórreo, el Parlamento de Galicia, marcado por las distancias que impone la crisis del Covid-19. El de Os Peares encadena su cuarta legislatura consecutiva al frente del Gobierno gallego, igualando el récord de Manuel Fraga, al que ha recordado de forma especial en su discurso, que tuvo que interrumpir en varias ocasiones por las lágrimas.  "Pido perdón por la emoción, pero tomar posesión por cuarta vez es más emocionante que la primera", dijo. 

Las palabras de Feijóo fueron una declaración de intenciones de lo que pretende que sea su cuarto mandato, centrando en la crisis del Covid y sus consecuencias económicas y sociales. El líder del PP gallego dejó claro, ante un auditorio reducido pero en el que se encontraban, entre otros, el expresidente Mariano Rajoy y el actual líder de su partido, Pablo Casado, que la receta para los próximos años será "moderación y estabilidad". De hecho, y aunque defendido la necesidad de más mecanismos de autogobierno, Feijóo ha tendido una mano al Gobierno central, representado por la ministra de Política Territorial, Carolina Darias.  "No buscamos fricción. Galicia quiere de sus dirigentes una gobernanza afectiva y efectiva, no queremos discordia". "Yo a eso le llamo galeguismo", dijo. En definitiva, Feijóo dedicó su discurso de investidura ha hacer un llamamiento "a la cogobernanza" y la "moderación" como necesaria receta en España para abordar la pandemia.

"Toca distancia social y proximidad democrática"

"En estos tiempos lo que toca es distancia y proximidad. Distancia social, pero también proximidad democrática. El pueblo gallego así lo entendió en un proceso electoral marcado por el Covid. La comunidad creyó que la democracia y el autogobierno son herramientas útiles en este momento. Galicia acudió a la cita electoral para mandar un mensaje elocuente. Moderación y estabilidad. No son ideas nuevas, tienen un fuerte arraigo en nuestra conciencia colectiva. La moderación no es debilidad, sino fortaleza", dijo.

"Cuando se abandona la moderación y se olvida la estabilidad, se pieden las relaciones con las instituciones", dijo Feijóo, mandando también un recado tanto al Gobierno central como a la oposición, a la que ha solicitado colaboración esta semana para hacer frente a la crisis del Covid. "Galicia es una fuerza tranquila, capaz de decidir su propio modelo. Los gallegos tienen derecho a preguntar qué puede hacer su país por ellos. Aportar esfuerzos, solidaridad. En contrapartida, están facultados para pedir aptitudes y actitudes acordes con el momento", manifestó.

La Xunta está al lado del Gobierno, no enfrente

"Como presidente de la Xunta de Galicia no puedo ignorar que la pandemia es una de las peores pruebas a las que enfrentó nunca nuestro sistema político. España es un estado compuesto, no un mosaico descompuesto. La Xunta y el Gobierno no están frente a frente, están al lado. Es un principio que el Gobierno de Galicia practicó, aportando udeas que en algunos casos fueron luego aplicadas con carácter general", dijo el mandatario. 

 

 

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad